Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

BOMBEROS INFLAMABLES

El ministro del Interior italiano ha tenido que retirar los nuevos uniformes de los bomberos, esperados como obras de arte del sector y para cuya creación se ha investigado nada menos que siete años, simplemente porque son combustibles y, en lugar de proteger a los profesionales de la manguera y el casco, los cuecen casi más que las mismas llamas. Los bomberos, que además están sin convenio laboral desde hace seis años, se habían resignado a ponerse un traje de intervención con el que parecían marcianos, creyendo que entraban en el paraíso de la seguridad. No parece haber sido así. Las protestas se iniciaron en Livorno, donde piden uniformes que no les provoquen sofocos, picores y eritemas, y que, sobre todo, no se prendan fuego, como han podido comprobar en alguna reciente intervención. Los sindicatos del sector se han dirigido a las autoridades civiles y sanitarias. Giuseppe de Santis, miembro de la comisión de vestuario del cuerpo antiincendios, ha reconocido que los nuevos uniformes, en los que se ha dejado el seso durante siete años una comisión específica, han sido una metedura de pata, y que en verano no dejan ni respirar a los usuarios.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de agosto de 1995