Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciscar confirma que el PSOE elegirá al sucesor de González en septiembre

La dirección del PSOE, en concordancia con el secretario general, quiere conducir la elección del nuevo candidato a la presidencia del Gobierno de forma consensuada, para que la sustitución de Felipe González como cartel electoral no suponga un enfrentamiento definitivo en un partido ya debilitado. Ésta es la intención de la nueva mayoría que dirige el partido, que expresó ayer a través del secretario de organización, Cipriá Ciscar, el convencimiento de que "no hay una competición sucesoria".

Ciscar confirmó la información adelantada ayer por EL PAÍS. Felipe González ha comunicado que no quiere volver a ser cabeza de cartel, y su sucesor -caso de que el presidente del Gobierno no cambie de idea- será elegido en septiembre, en un comité nacional extraordinario. El ministro de Exteriores, Javier Solana, y el de Obras Públicas, José Borrell, son, de momento, los dos candidatos obvios a ese candidato de consenso que buscan los socialistas.Las graves acusaciones del ex socialista Ricardo García Damborenea atrajeron ayer toda la atención del PSOE, por lo que a primera hora de la tarde los pronunciamientos sobre la sucesión de Felipe González quedaron abortados. El dato relevante fue la confirmación por primera vez de que González expresó el 6 de julio a la ejecutiva su voluntad de que para septiembre haya un nuevo candidato electoral. "Felipe González ha pedido que se haga una reflexión y de lo que estoy seguro es de que en su decisión personal tendrá en cuenta exclusivamente lo que es bueno para España y para el PSOE, y esas mismas consideraciones las hará el partido", afirmó Cipriá Ciscar.

No es el GAL

No estaba ayer entre los objetivos de Ciscar confirmar plenamente que González no será el candidato, sino que le pareció suficiente reconocer que es el propio secretario general quien ha provocado este debate. Los dirigentes del PSOE consultados admitieron que el asunto se les ha escapado de las manos, ya que confiaban en que la sucesión de González no saltara hasta el mismo mes septiembre. En todo caso, una, y otra vez recalcaron que la decisión de González de no presentarse nada tiene que ver con los últimos acontecimientos judiciales relacionados con el caso GAL.

Nadie con su nombre y apellido quiere admitir en el PSOE que Felipe González, candidato a la presidencia del Gobierno desde 1977 y ganador por cuatro veces, no va a presentarse de nuevo. Pero tampoco nadie quiere apostar nada respecto a que todavía puede haber un cambio de opinión y que finalmente se presente.

Ciscar, quizás sin quererlo, dio impresión de hacer balance de la gestión de González al afirmar los logros y transformaciones de este país durante los años de Gobierno del líder de los socialistas. El secretario de organización se mostró convencido de que cuando pase muy poco tiempo la sociedad reconocerá de manera extraordinaria la labor de González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de julio de 1995

Más información

  • Los socialistas buscan un candidato de consenso