El impacto de 'Goenkale'

El viernes 30 de junio Euskal Telebista (ETB) pierde la teleserie estrella de la programación en la temporada que termina. Goenkale ha conseguido captar una cuota de pantalla del 15%, cerca de 300.000 espectadores fieles a la emisión diaria y a las repeticiones del fin de semana. Después de nueve meses de emisión, sus personajes, actores desconocidos hasta el inicio de la serie, se han convertido en los rostros más populares de la televisión vasca. Unas multitudinarias pruebas de selección servirán para fichar a nuevos actores, que se incorporarán al culebrón cuando vuelva, en septiembre.

Goenkale contiene todos los ingredientes básicos de la telenovela. El fin de la serie no cierra el desenlace de la decena de tramas de segundo orden que subyacen bajo la historia central, que cuenta la vida de la familia Lasa y sus vecinos de la Goenkale (la calle de arriba), en un imaginario pueblo de Euskadi llamado Arralde. Las desavenencias entre os hermanos Lasa han sido el tronco central de la serie, pero sobre este eje se han ido ramificando historias paralelas y anécdotas que en muchos casos estaban conectadas con las noticias más candentes.

Más información
Las autonómicas TV-3 y ETB producen culebrones como alternativa a la 'invasión' venezolana

Buena parte del éxito de Goenkale radica en la conexión de los guiones con la actualidad, que sólo es posible por la inmediata emisión de los episodios. Durante los nueve meses que ha permanecido en antena, el equipo de realización ha estado preparado para grabar por la mañana el capítulo que estaba previsto emitir por la tarde. Y todo ello con un coste medio de dos millones de pesetas por capítulo, muy inferior a las telecomedias producidas por otras televisiones españolas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS