Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

El Giro vivió el primer ataque de Berzin

Rominger restableció la situación y mantiene su posición

El Giro entró en Suiza, donde Rominger pudo pasearse con la maglia rosa. El italiano Mariano Piccoli, líder del premio de la Montaña, hizo honor a su condición y se adjudicó la etapa de ayer, con una ventaja superior a los dos minutos sobre los notables de la carrera, que nuevamente llegaron en grupo. El más afectado de la jornada fue el italiano Casagrande, que se hundió en las rampas suizas. Rominger mantiene sus posiciones sin merma de tiempo mientras Chiappucci ascendía a la cuarta plaza, aunque a una distancia considerable (5.25 minutos).La jornada amaneció con ganas de pelea desde muy temprano. Ya en el kilómetro 16 se produjeron los primeros saltos, en el que ya tomaron parte los dos corredores de la jornada, el ganador de etapa, y su compatriota Guerini, que le acompañó hasta el final. Pero el momento cumbre llegó con el intento de Berzin, que dejó el grupo principal durante algunos kilómetros, con ánimo de romper la carrera. Berzin, acompañado de Buenahora, enlazó, con la cabeza; 38 segundos por detrás estaba Furlan y a 44 el grupo de Rominger. El equipo del suizo llevaba un ritmo muy fuerte para impedir que el ruso pudiera adquirir más fe en su intentona. La situación tuvo un final imprevisto: Piccoli, que había saltado:fundamentalmente para sumar puntos en las montañas, volvió a escaparse momentos antes de que Rominger cazara a Berzin.

La neutralización detuvo las ansias del grupo principal y Piccoli, acompañado por Guerini volvió a aumentar distancias. Piccoli mostró su satisfacción en la meta y no tuvo reparos en afirmar que "un triunfo de etapa en el Giro es más importante que ganar el premio de la montaña". "En principio me metí en el primer corte para reafirmar mi liderato al frente de la montaña, pero al final me sentí con fuerzas y pensé que podía ganar la etapa", agregó el corredor italiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de mayo de 1995