Tribuna:FINAL DE LA COPA DE EUROPA
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El Triunfo de la personalidad

EL QUIROFANOMilan.Planteó el partido con la creencia de que manteniendo su portería imbatida conseguiría ganar su sexta Copa de Europa. Todo el esfuerzo estaba dedicado a no dejar huecos en su defensa. Cuando perdían el balón, retrocedían a toda velocidad olvidándose de ocupar equitativamente el terreno de juego, de hacer complicada la progresión en ataque de su enemigo. Regaló más de la mitad del campo a sus rivales, que conseguían salir de su parcela sin apenas oposición. Su intención era recuperar balones y salir con rapidez en busca de la portería contraria. Sólo se apoyaron en la inspiración que pudieran tener Massaro o Simone.

Ajax. Su planteamiento fue muy claro. Jugaron como saben. El tener al equipo italiano enfrente no les creó complejo alguno. Creyeron en sus condiciones. Comprendieron que la única manera de conseguir el éxito era haciendo justo lo que pueden hacer. Lograron controlar el esférico mucho más que su rival. Si no veían la jugada clara la iniciaban de nuevo con la idea de no perder tontamente la posición del balón. Fue el equipo que quiso ganar el partido con su propio esfuerzo. Fue un triunfo del fútbol con personalidad.

Más información
El Ajax destrona al Milan
Rijkaard: "Dejamos las cosas claras"
El dueño del balón
Júbilo en la noche de Amsterdam
El Real Madrid mantiene el récord europeo
Marco Simone se calza unas botas blancas
Maradona, ilustre comentarista en Viena
El campeon español de Liga será cabeza de serie

El lateral. Sabido es por todos las condiciones de Maldini. Jugador que, además de ser uno de los mejores defensores, tiene calidad para ayudar en ataque y crear numerosas ocasiones de gol. Ayer se encontró con un jugador con el que no hay que tener un solo despiste, Finidi. El nigenano, mas que marcar al defensor, lo que procuró era que éste estuviera siempre pendiente de él. Finidi no estuvo especialmente lúcido, en ataque, pero su presencia dejó al Milán descompensado en vanguardia.

Disparos. No se prodigó mucho el tiro a gol. El Milan fue quien más lo intentó. Es posible que fuera el único que lo hizo. La forma de defender de los holandeses daba más facilidades para estas acciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS