Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un obrero muere aplastado por una viga al derrumbarse el puente de la avenida de San Luis sobre la la M-30

El picador Valentín Maribela Hernán, de 39 años, perdió la vida a las tres y media de la madrugada de ayer aplastado por una viga del puente de la avenida de San Luis sobre la M-30, en cuyas obras de reparación trabajaba. También resultó herido en el accidente Luis Anes Peña, de 47 años. Este último, trasladado al hospital Ramón y Cajal con heridas múltiples, fue dado de alta durante la mañana de ayer.El Ministerio de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente (MOPTMA), encargado de la conservación de la M-30, había contratado a la empresa Huarte para que efectuase el arreglo del puente (el primero de la M-30, antes de que ésta desemboque en la carretera de Burgos). El paso elevado había sido dañado días antes por un camión, según explicaron fuentes del ministerio.- Desde entonces se encontraba cortado un carril de circulación del puente.

La reparación de las vigas dañadas por el vehículo estaba prevista entre las 24.00 y las 6.00 horas de ayer. La Policía Municipal se encontraba en los alrededores para cortar totalmente la circulación en la M-30 en sentido sur en ese intervalo. Hacia las 3.50 horas, el trabajador picaba la viga más exterior del puente. Ésta se enganchó con una grúa; al observar el peligro, el ingeniero jefe de las obras diG., órdenes a todos los presentes de retirarse. Pero el picador, añaden fuentes del ministerio, no escuchó los gritos de advertencia, probablemente por el ruido producido por la máquina que estaba, utilizando. Inmediatamente después, la viga se desprendió y el obrero cayó al vacío. Los bomberos consiguieron rescatarle de allí hora y media después, a las 5.20 horas, según informaron fuentes de la Policía Municipal. El trabajador herido quedó atrapado entre los hierros de la viga.

La obra, contratada por el ministerio, tenía las licencias municipales pertinentes.

La M-30 permaneció cortada en sentido sur, en el que se produjo el accidente, hasta las 8.15 horas, mientras que en sentido norte fue abierta al tráfico a las 7.00 horas, lo que provocó fuertes retenciones no sólo en esta vía, sino en toda la zona norte de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de mayo de 1995