Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Méndez afirma que la crisis de UGT se debe sólo a "una lucha de poder"

"Una lucha por el poder". Así califica el secretario general de UGT en funciones, Cándido Méndez, la crisis abierta en el sindicato, que afronta un congreso extraordinario el 29 de abril, después de que el comité confederal rechazara el sábado la destitución de tres miembros de la ejecutiva. Méndez, que se presentará a la secretaría general, afirma que está dispuesto a dialogar para conseguir una dirección unida.

En UGT, lejos de cerrarse las heridas, se hacen más profundas y rememoran las dificultades que hubo para la sucesión del anterior secretario general, Nicolás Redondo. Cándido Méndez, derrotado el pasado sábado, afirmó ayer que está dispuesto a negociar para crear una dirección unida y cerrar problemas, al tiempo que reivindicó el papel de los sindicatos ante la "ofensiva liberal-conservadora".La candidatura de Méndez contó ya ayer con el apoyo de uno de sus incondicionales. El secretario general de UGT de Andalucía, Juan Mendoza, manifestó ayer que hará todo lo posible para que el apoyo de su unión a Méndez sea total.

Pero al actual secretario general le sale también la oposición consabidos. Manuel Fernández Lito, que tras un periodo de reflexión decidió no presentar su candidatura el pasado congreso, da estos días vueltas a la misma decisión. Y cuenta con el apoyo del secretario general de construcción (FEMCA-UGT), Manuel Garnacho, que puso el sábado sus decisivos votos en contra de Cándido Méndez. También el secretario de organización de UGT-Asturias, José Antonio Alonso, aseguró que esa unión regional va a instar a Lito, para que presente su candidatura en el congreso. Aunque añadió que "Lito no ha mostrado interés alguno por ocupar la secretaría general".

La Federación que lidera Garnacho hizo ayer público un comunicado en el que afirma haberse entrevistado con el presidente del Gobierno dos días antes del comité confederal, pero niega que Felipe González le intentara convencer para apoyar a Méndez. "El propio presidente del Gobierno sabe", dice el comunicado, "que la FEMCA-UGT nunca ha aceptado injerencias externas en su posicionamiento".

Otro miembro de la oposición a Méndez, el secretario general de UGT en el País Valenciano, Rafael Recuenco, reiteró su postura de rechazo a Méndez al asegurar que el futuro del sindicato no pasa por el actual dirigente estatal. Y José María Álvarez, secretario general de Cataluña, ha indicado que la organización catalana luchará por conseguir una nueva dirección que aporte "diálogo, tolerancia y unidad interna, algo que le ha faltado a la directiva actual".

Mientras, el presidente de la patronal, José María Cuevas, expresó el temor de que los problemas del sindicato retrasen la negociación colectiva, al tiempo que añadió que las estrategias de los sindicatos durante los últimos años "no han sido las más adecuadas". Cuevas señaló que Méndez "ha hecho esfuerzos por establecer nuevas estrategias".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de febrero de 1995

Más información

  • Garnacho asegura que apoyará a Lito como secretario general