Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detrás de Madrid, el desierto

El equipo de Valdano no falla en Logroño y aventaja al Deportivo en cinco puntos y al Barça en seis

El triple choque colistas-líderes -Logroñés-Real Madrid, Sporting-Deportivo y Racing-Barcelona- deparó dos sorpresas, las derrotas coruñesa y azulgrana, y una constatación, el desierto que se abre en la clasificación de la Liga tras el Real Madrid, el único que no falló en la jornada y goleó: 4-1 en Las Gaunas. A espaldas del equipo de Valdano comienza a sonar con insistencia la palabra crisis. Es otra de las fases en la construcción de la victoria liguera: después de haber conseguido la sumisión de los menores, ha logrado que el desasosiego se apodere de los grandes.El Deportivo, a cinco puntos del líder, ha perdido incluso su célebre impermeabilidad defensiva. El sueño de un título a la tercera oportunidad comienza a desvanecerse. La prórroga a un Arsenio que ya avanzó su retirada antes del final de la, primera vuelta se está viviendo como un periodo de carencias. Ni siquiera las lesiones respetan a un colectivo famoso por su carácter roqueño. Su rival casi colista, el Sporting, se apuntó de paso, 3-1, un tanto nada desdeñable: en El Molinón han caído esta Liga los tres grandes.

Lo del Barcelona parece más difícil de desentrañar. El 5-0 encajado en Santander significa que no sólo el Madrid es capaz de ello. Hasta un quinielista cántabro confió y por ser el único acertante de 15 resultados en la jornada se llevará casi 225 millones de pesetas. El campeón en curso está ya a seis puntos del Madrid y sólo le queda la Copa del Europa para curar sus heridas mientras dice adiós a la Liga.

En la feliz jornada blanca todos los perseguidores jugaron para su escapada. También perdieron Betis y Tenerife -que acabó de hacer feliz al Atlético- y empataron Zaragoza, Athletic y Sevilla. Sólo ganó el Español, pero allá, a lo lejos, a 11 puntos, en medio del desierto aún.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de febrero de 1995