Reportaje:

Las exposiciones se imponen en los centros extranjeros frente a los cursos de idiomas

Las instituciones culturales de otros países buscan mecenazgo

La cultura es la mejor tarjeta de visita de un país. Con esta premisa, las embajadas y los centros culturales extranjeros afincados en Madrid redondean su cartel para este año. Exposiciones, conferencias, espectáculos y novedades tecnológicas se suman a la actividad tradicional de los institutos foráneos: los cursos de idiomas. En estas enseñanzas se aprecia un descenso generalizado de alumnos, cualquiera que sea la lengua elegida.

El recorte presupuestario de distintos países provoca, entre otras cosas, que las legaciones busquen mecenazgo en sus em presas nacionales y colaboración con las instituciones españolas para compartir gastos y estar presentes en eventos como los festivales. He aquí una pequeña guía de centros oficiales y actividades al alcance de los ciudadanos.

Francia. El Instituto Francés ha sido el último en estrenar sede nueva, en la plaza del Marqués de la Ensenada. "Nosotros tenemos una vocación doble: pedagógica y cultural", explica su director, Gérard Imbert. En la primera se inscriben los cursos de idiomas, tanto generales como específicos (francés de los negocios, comerciales, etcétera), en los que hay 3.503 alumnos matriculados.

Ahora la sala de exposiciones del centro cuenta con una muestra fotográfica sobre Sarajevo. Este año se pone el acento en aspectos como la danza y la canción francesa. Para hacer más accesibles a figuras del calibre de Edith Piaf, en el vestíbulo se ha instalado una rockola interactiva. El visitante puede elegir la canción que desea escuchar e incluso seguir simultáneamente el texto por escrito.

El Instituto Francés dispone de una mediateca (libros, discos, vídeos) de acceso libre y gratuito. Sólo se cobra entrada para algunos espectáculos. El precio es de 1.600 pesetas por localidad. Existen abonos y descuentos. "Aunque tenemos un buen local [2.000 metros cuadrados], nuestra voluntad es rebasar los límites físicos del instituto y estar en contacto con la ciudad", señala Imbert.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Institut Français. Marqués de la Enseñada, 10 y 12. Cursos de lengua francesa a partir de 51.000 pesetas por cuatrimestre.

Italia. La cultura italiana tiene su hueco en un viejo palacio del corazón de Madrid. El Instituto Italiano de Cultura canaliza la mayor parte de la oferta. Tiene 1.300 alumnos de idiomas. El céntrico y noble caserón -su sede desde 1939- también acoge muestras culturales con entrada libre. Alessandra Picona, una de las organizadoras, dice: "Siempre se juega con los dos idiomas".

Los italianos intentan estirar todo lo posible el presupuesto y son los únicos que confiesan la cifra. Los cursos de lengua casi se autofinancian, explica el agregado cultural, Vito Grasso. El presupuesto del instituto es de 137 millones de liras (16,8 millones de pesetas), casi la mitad que años atrás. Por eso, para las grandes manifestaciones se busca mecenazgo y se recurre, por ejemplo, a los bancos italianos.

El instituto ha abierto una librería donde los italohablantes pueden proveerse de literatura en versión original. ¿La respuesta del público madrileño a la oferta italiana? "Molto buona!", asegura el agregado cultural.

Istituto Italiano di Cultura. Calle Mayor, 86. Precio de los cursos, 50.000 pesetas al año.

Alemania. El Instituto Alemán-Goethe Institut tiene voluntad de ser "el escaparate cultural" del país, explica Gabrie la Matthes la coordinadora. "Siempre tenemos traducción simultánea", advierte para los más remisos a una lengua con fama de difícil. El centro cuenta con 2.600 alumnos, un 4,81% menos que en el curso anterior.

"Parece claro que hay que redefinir nuestro papel", aventura el director del centro, Hans Joachim Schwierskott. Y es que el instituto ya no tiene la vitola de territorio libre que tuvo durante el franquismo. "Aquí se hablaba de Nietzsche o de la escuela de Francfort cuando en España no se podía. Teníamos a la policía en el jardín", recuerda Matthes.

El Instituto Alemán dispone de una biblioteca bien dotada. El centro pone énfasis en la programación cinematográfica (ciclo de Fassbinder en colaboración con la Filmoteca Española, por ejemplo) y el teatro.

Instituto Alemán-Goethe Institut. Zurbarán, 21. Cursos desde 32.000 pesetas por trimestre.

Reino Unido. El Instituto Británico es el que cuenta con mayor número de alumnos de lengua: 2.400 adultos y 2.700 jóvenes. El director del centro, Chris Dove, también apunta un ligero descenso del número de estudiantes. Para el próximo mes prepara en colaboración con el Centro Cultural Galileo una exposición plástica de tres autores del Ulster. La música tendrá este año como eje el tercer centenario de Henry Purcel. El centro dispone de biblioteca, pero carece de una sede que le permita organizar actos masivos.

British Council. Almagro, 8 (adultos) y General Martínez Campos, 31 (niños y jóvenes). Cursos: 64.000 pesetas por trimestre (mayores) y 110.000 anuales (niños y jóvenes).

Brasil. La Casa de Brasil tiene exposiciones de pintura (entrada libre). También ofrece cursos de portugués.

Casa do Brasil. Avenida del Arco de la Victoria, s/n. Cursos: 34.000 pesetas el cuatrimestre.

Otros. También hay en Madrid otros institutos oficiales. Estados Unidos tiene el Centro Washington Irving (paseo de la Castellana, 56), en el que hace tiempo que se suspendieron las clases de inglés. Su actividad, afectada por el recorte presupuestario, se centra ahora en conferencias y exposiciones. México ha puesto en marcha su instituto en la Carrera de San Jerónimo, 46. Dispone de biblioteca con acceso libre. Tiene previsto un ciclo de conferencias literarias a partir del 2 de de febrero. Rumania espera reactivar su instituto (Alfonso XIII, 157) e incluir cursos de idiomas. El Centro Cultural Islámico organiza clases de árabe y visitas que comprenden la mezquita. (Información, en el teléfono 326 26 10).

Algunas embajadas que no disponen de instituto propio recurren a fundaciones. Es el caso de Bélgica, que trabaja con la Fundación Carlos de Amberes (Claudio Coello, 99).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS