La policía cree que un 'yonqui' secuestró a Anabel Segura

Un hombre con voz imperativa, adicto a las drogas o a los fármacos. Ese es el perfil que ha elaborado la policía sobre el cabecilla del secuestro de la estudiante madrileña Anabel Segura, de 23 años, vista por última vez hace 19 meses. Los Investigadores han basado su descripción en las más de 20 llamadas telefónicas que mantuvieron los dos secuestradores con la familia -el último contacto se registró en junio de 1993-.Ahora, para acabar con la sequía de pistas que desde entonces rodea al caso -el más largo de su tipo registrado en España- el Gobierno ha decidido difundir en breve las cintas con las voces de los delincuentes. También se hará pública una grabación con la voz, entrecortada y cansada, de Anabel, manifestando que deseaba volver a casa. En esa cinta, la víctima daba instrucciones para el pago del rescate, cifrado en 150 millones de pesetas.

La mayoría de las conversaciones telefónicas mantenidas con la familia las efectuó un solo hombre, el supuesto cabecilla. Las llamadas se recibían jueves o viernes durante la tarde o la noche. El lenguaje, siempre según fuentes policiales, mostraba falta de cultura y un uso de expresiones inadecuadas al contexto. Se desprendía la intención de impresionar.

De los dos secuestradores, el cabecilla era el que hablaba con mayor fluidez. El otro, que intervino mucho menos en las llamadas, es considerado por las citadas fuentes como más agresivo y menos racional.

Búsqueda de pistas

La idea de hacer públicas las cintas fue presentada ayer por el delegado del Gobierno en Madrid, Arsenio Lope Huerta, como un "nuevo método de investigación". Para su difusión, la policía ha recabado la autorización de la familia y de la juez que instruye el caso. El objetivo es que su escucha suscite nuevas pistas. La Delegación de Gobierno dispone desde principio de año de un teléfono (900 21 10 65) para recoger cualquier tipo de información respecto al caso. Asimismo mantiene la recompensa de 15 millones de pesetas por una pista.Anabel Segura fue secuestrada el 12 de abril de 1993 en la urbanización de La Moraleja, cuando corría por las inmediaciones de su casa. Dos personas la metieron por la fuerza en una furgoneta blanca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 16 de noviembre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50