La Reserva Federal estadounidense sube los tipos de interés 0,75 puntos para contener la inflación

La Reserva Federal, banco central de Estados Unidos, actuó ayer con más energía de la esperada contra la amenaza de la inflación y dejó los tipos de interés en el nivel más alto de los tres últimos años. Los tipos a corto plazo fueron elevados tres cuartos de punto, para llegar al 4,75% en el caso de los préstamos de la Fed a los bancos privados y al 5,5% en los fondos federales -los que día a día se cargan entre sí los bancos-. El propósito de esta medida, según un comunicado de la Reserva Federal, es "favorecer un crecimiento económico sos tenible". Esta medida se produce después de varias semanas de espera en los mercados financieros, donde los inversores anticipaban una inminente subida de tipos ante el fuerte crecimiento de la economía norteamericana, que había hecho encender ya la luz roja de inflación.

Con la subida de ayer, el tipo de descuento aumenta por tercera vez en lo que va de año y el de los fondos federales por sexta vez. "Estas medidas se han tomado en un entorno de evidente y persistente fortaleza de la actividad económica y un alto y creciente nivel de utilización de recursos" afirma una nota hecha pública ayer por la Reserva Federal al término de una reunión de sus expertos en política económica. "En estas circunstancias", añade la nota, "la Reserva Federal ve estas acciones como necesarias para mantener contenida la inflación y fomentar un crecimiento económico sostenible".El aumento anunciado supera las previsiones de medio punto que habían circulado en días anteriores, aunque no satisface por completo el deseo de algunos observadores que consideran que sólo un incremento de un punto completo hubiera tenido efecto en la actividad económica. Si esta iniciativa no da el resultado esperado de ralentizar el crecimiento, el banco central norteamericano podría volver a actuar sobre los tipos antes de final de año.

Como primera reacción a las decisiones de la Reserva Federal, dos de los principales bancos de Estados Unidos, el First Chicago y el Chase Manhattan anunciaron ayer la subida del interés de los préstamos a sus mejores clientes exactamente en tres cuartos de punto, del 7,75% al 8,50%.

"El crecimiento está siendo demasiado acelerado. Es necesario actuar ahora o será el principio del fin", declaró uno de los gobernadores de la Reserva Federal que participó en la reunión. Las últimas cifras conocidas el martes dan la razón a los responsables de la política monetaria. Las ventas de bienes duraderos crecieron en el mes de octubre un 2,3%.

Prácticamente todos los artículos incluidos en ese concepto, desde automóviles hasta muebles, aumentaron sus ventas en los pasados treinta días respecto al mes de septiembre.

La producción industrial se incrementó un 0,7% en octubre, lo que supone el 160 aumento de los últimos 17 meses. Según la Reserva Federal, las empresas norteamericanas están trabajando actualmente al 84,9% de su capacidad. Un 85% está considerado como el límite a partir del cual comienzan los aumentos desmesura dos de precios.

Explosión de compras

Estas cifras pueden quedarse pequeñas en relación con la explosión de compras que se esperan para las próximas fechas navideñas. Los centros comerciales consiguen estos días llenos como los que no se ven desde hace muchos años, y la mayoría de las empresas están actuando con rapidez para tratar de satisfacer la fuerte demanda. El desempleo se ha reducido de forma constante en los últimos meses, y muchas compañías están pagando horas extraordinarias para hacer frente a los aumentos de producción.Wall Street no acogió tan favorablemente la medida restrictiva de la Reserva Federal. La subida se interpretó como excesiva en la Bolsa de Nueva York. El índice Dow Jones, que iba subiendo 20 puntos y había reaccionado el lunes pasado con un aumento de 28,26 puntos al esperar un incremento de medio punto, pasó a perder diez puntos al conocer el importe final. Al cierre, retrocedió 3,37 puntos y quedó a 3.826,36.

Los. inversores en la bolsa temen que el encarecimiento del crédito afecte negativamente en las cuentas de resultados de las empresas que cotizan.

El secretario del Tesoro Lloyd Bentsen, manifestó en una entrevista con la agencia Reuter que, aunque sería conveniente frenar ligeramente el crecimiento, la actuación de la Reserva Federal debe ser cuidadosa para no paralizarlo. Bentsen le recordó al banco central que la inflación sigue siendo baja y que la economía debe todavía asimilar las sucesivas subidas de tipos.

El mercado de deuda, cuyas, rentabilidades se habían disparado en los últimos meses por el temor inflacionista, puede beneficiarse de esta subida más enérgica de lo esperado al diluirse parte de esta preocupación, informa Victoria Carvajal. Además, la subida de tipos favorece la recuperación del dólar, que ha caído este año un 20% contra el yen y un 15% contra la peseta y otras divisas europeas, puesto que los activos denominados en dólares ganan rentabilidad. La recuperación de los precios de los activos públicos en EE UU y la apreciación del dólar sirven para quitar incertidumbre en los mercados internacionales. La deuda europea puede beneficiarse de ello.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS