Cela pide un margen de confianza para los políticos

Camilo José Cela, un escritor que como conferenciante no es complaciente con el poder, asumió ayer el coraje de navegar contra corriente y pidió públicamente "un margen de confianza para los políticos". Porque no tendría nombre, arguyó, que España desaprovechara la etapa de estabilidad política que disfruta gracias a la monarquía parlamentaria. Lo dijo no en un acto político, sino en el acto social en que se convirtió la presentación del libro sobre don Juan de Borbón, Don Juan, escrito por el director del diario Abc, Luis María Ansón."Me parece muy peligroso que los columnistas más conspicuos no se tomen demasiado en serio a los políticos", alertó. "El síntoma no es bueno, puesto que si los políticos no nos gobiernan ¿quién lo va a hacer? Es posible que a muchos españoles las circunstancias nos hayan alejado de la vocación política. Pero a los que vienen detrás debemos tomarlos en serio mientras ellos no se empeñen en demostrarnos lo contrario. Para ellos pido un margen de crédito y quizá todos los españoles...".

Cela sostuvo que el poder no va detrás del dinero, sino al revés, y evocó la justeza de medios económicos con que vivió durante muchos años don Juan, y don Juan Carlos cuando era príncipe. Don Juan, recordó, quiso ser Rey de todos los españoles, y las cicatrices de la guerra civil, se hubieran cerrado primero, opinó, si la monarquía se hubiera restablecido antes.

El premio Nobel dedicó al libro el mejor elogio que podía dedicarle: "Se lee como una novela". Ansón, que 14 días antes había participado en la presentación de un libro convertida en un mitin, hizo ayer todo lo posible por evitar la polémica política.

Se limitó a evocar pasajes de su libro, y además escogió los referidos a fechas muy lejanas, aunque terminó evocando la renuncia de don Juan a sus derechos. "Después", relató con voz entrecortada, "don Juan se situó por encima del bien y del mal, y cuando hablaba parecía que lo hiciera desde las páginas de la historia. Y al reflexionar sobre su vida pasada contemplaba con serenidad absoluta cómo palidecía el esplendor en la hierba, cómo se apagaban las antiguas risas, cómo apretaban los viejos dolores enterrados. No existe", continuó, con voz trémula, "a lo largo del siglo XX español una figura tan grande, tan admirable, tan patética como la de don Juan de Borbón". Y, con emoción, pidió un aplauso de agradecimiento para el Conde de Barcelona.

Ansón, acompañado en la presidencia del acto por el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, contó con la presencia del ministro del Interior, Juan Alberto Belloch; la ministra de Cultura, Carmen Alborch; el presidente de Castilla y León, Juan José Lucas; los portavoces del PP en el Congreso y el Senado, Rodrigo Rato y Alberto Ruiz Gallardón, respectivamente; la esposa de José María Aznar, Ana Botella; los diputados socialistas Enrique Múgica, José Barrionuevo y José María Mohedano; el presidente de CC OO, Marcelino Camacho; y personalidades como los duques de Alba, Concha Velasco y Buero Vallejo. Y los anteriores responsabilidades de la Casa Real: el marqués de Mondejar y Sabino Fernández Campo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción