Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

González reta a Aznar a ganarse la alternancia en las urnas "porque no estamos en la Restauración"

El jefe del Gobierno, Felipe González, advirtió ayer al presidente del Partido Popular (PP), José María Aznar, que "la alternancia hay que ganarla" en las urnas. "Ya no estamos en la España de la Restauración", dijo, en alusión a una etapa histórica de relevos pactados, para salir al paso de la acusación que le hizo la víspera el líder popular, según el cual González impide con su presencia la alternancia política. Sólo unas horas después, Aznar replicó en San Sebastián: "Les ganamos las elecciones europeas el 12 de junio y les volveremos a ganar las próximas. Por eso habrá alternancia".

González acompañó su crítica a Aznar con un respaldo a la posición de Convergència i Unió (CiU) de rechazar la investigación del caso Casinos en el Congreso porque entraría en colisión con la decisión de cierre adoptada por el Parlamento catalán.González compareció ayer, por segunda vez en este curso parlamentario, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Lo hizo sonriente y relajado, en contraste con la gravedad de hace un mes. Su pretensión era realzar el acuerdo-marco sobre política de telecomunicaciones que acababa de aprobar el Consejo de Ministros.

Desde la primera fila de la sala de prensa de La Moncloa siguieron su intervención el ministro de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, José Borrell, y el titular de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba.

González hizo un breve análisis de la situación política, en la que destacó la "mejoría" socialista en los sondeos electorales. Acto seguido, cargó contra el líder del PP, quien la víspera había manifestado que el presidente del Gobierno es un impedimento para la alternancia.

El jefe del Gobierno aprovechó para sacarse una espina: "Yo creo en la alternancia, pero la alternancia se gana. No estamos en la Restauración [la etapa política de 1874-1923, caracterizada por los relevos pactados de los gobernantes Antonio Cánovas del Castillo, conservador, y Práxedes Mateo Sagasta, liberal]. Como mínimo me parece ingenuo decir que un responsable político de Gobierno no facilita la alternancia. [La alternancia] No se ofrece por quien está en el Gobierno a quien pretende estarlo. Se gana con proyectos políticos que tienen más atractivo para la población y que consiguen la mayoría", respondió.

"Monomanía"

El presidente entró a saco con el discurso político de la alternancia, al que calificó de "monomanía que venimos observando desde hace mucho tiempo". Dijo, a renglón seguido, que "es muy poco sano" pensar que "el obstáculo para la alternancia es el responsable político de una acción concreta". "Mi obligación es defender el proyecto político en el que creo. ¡Faltaría más! Y mientras que haya un apoyo mayoritario a ese proyecto, mi obligación es llevarlo adelante y, naturalmente, voy a cumplir con esa obligación", dijo.

Poco después, José María Aznar replicó desde San Sebastián, donde ayer se incorporó a la campaña de su partido para las elecciones vascas: "Cuando González dice que las alternancias no se dan ni se regalan, tiene razón". "Por eso les ganamos las elecciones europeas el 12 de junio y por eso les volveremos a ganar las próximas. Por eso habrá alternancia", vaticinó el líder del PP, informa Victorino R. de Azúa.

González combinó la crítica a Aznar con un respaldo a la posición de CiU en el caso Casinos (presunta financiación irregular de Convergència Democrática, el partido de Jordi Pujol), mantenida la víspera en la comisión de investigación de las finanzas de los partidos del Congreso.

El jefe del Ejecutivo dijo que si el Congreso abriera una investigación sobre este caso, ya dictaminado por el Parlamento de Cataluña, "se crearía una situación realmente extraña". González dejó claro su apoyo a Pujol, a renglón seguido, al señalar que "hay que respetar el ámbito de los parlamentos autonómicos".

Fuentes jurídicas del Congreso señalaron ayer que el problema suscitado por CiU tendría muy distinta solución, según su planteamiento inicial. No tendría encaje jurídico si se considera que el Congreso pretende efectuar una revisión de lo ya visto por los parlamentos catalán y vasco -tesis que defendió Josep López de Lerma, diputado de CiU en la comisión-.

Sin embargo, las mismas fuentes entienden que el Congreso está plenamente capacitado para investigar las cuentas de cualquier partido, aunque un Parlamento autónomo se haya ocupado de ello, en un supuesto de financiación irregular.

Recordaron que ya ha existido una duplicidad, de hecho, entre el Parlamento nacional y otros autonómicos en investigaciones como el caso Renfe, que fue seguido en el Parlamento de Madrid, informa Camilo Valdecantos.

González reiteró que el criterio de "transparencia" del PSOE ante la comisión investigadora del caso Filesa "no ofrece dudas, sin establecer condicionantes como los del PP" ante el caso Naseiro.

Reconoció también su preocupación por la crisis interna del PSOE, pero negó que hasta el momento haya influido negativamente en la acción del Gobierno. "No se ha planteado la relación entre las dificultades que pueda tener el PSOE y la gobernabilidad. Todavía no ha habido una relación causa efecto", dijo. Y añadió que no cree que los guerristas vayan a acudir a los tribunales en protesta por la impugnación del congreso de Huelva.

González restó importancia a la violación de las normas de seguridad en la asamblea del Fondo Monetario Internacional (FMI) por parte de dos miembros de Greenpeace que arrojaron octavillas en presencia del Rey. Dijo que la atribución de responsabilidades es "muy compleja".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de octubre de 1994

Más información

  • "Les ganamos las europeas y les volveremos a ganar las próximas", responde el líder del PP