Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ATLETISMO

Serrano y Ríos establecen récords de prestigio en la maratón de Berlín

Antonio Serrano (29 años, La Solana, Ciudad Real) llamó justokace una semana a la Federación Española de Atletismo para comunicar que se iba a Berlín para correr la maratón. Nunca había hecho una, pero eran conocidos sus deseos de cambiar de prueba, tras ser especialista de cross en invierno y de 10.000 metros en verano. "Para los Juegos de Atlanta, en 1995, tengo que probar la maratón", comentó en el avión de regreso de los Europeos, donde sus compañeros Fiz, García y Juzdado había copado el podio. No se podía imaginar que 40 días después sería el primer español que entra en la selecta lista de aquellos que corren los 42,195 kilómetros en menos de 2. 10 horas. En Berlín, Rocío Ríos (25 años, León) también alcanzó una marca de prestigio, 2.29 horas. Serrano fue tercero en la maratón con 2.09.13 horas, que mejora el récord de España de Martín Fiz en 1.08 minutos. Sóla le ganaron por apenas 300 metros un portugués de élite, Pinto, que fue noveno en los Europeos, y el keniano Nyanginchi.Serrano, hasta el domingo, era un buen corredor en España y discreto en el extranjero, pese a que este verano ganara los 10.000 metros de la reunión de Helsinki. Aunque fuera novato en la maratón, para él dominar la distancia no tenía secretos; al menos en teoría. Por algo es el entrenador de Rodrigo Gavela, que el año pasado estableció el récord de España en 2.10.24 horas. Realmente los maratonianos españoles desde entonces (octubre de 1993) alcanzan el éxito allí donde compiten.

Historia española

En la Copa del Mundo, no sólo Gavela alcanzó la plusmarca, sino que el equipo femenino fue segundo; después, Martín Fiz y Mónica Pont, en Boston, elevaron los récords a 2.10.21 y 2.29.27 horas, respectivamente; en los Europeos, los españoles hacen historia y el domingo, Serrano y Ríos superan las marcas de sus compañeros.El mundo pregunta cuál es la poción mágica que les permite destacar a todos los maratonianos españoles allí donde compiten. El fenómeno sólo tiene una explicación: los corredores proceden del cross, que da resistencia, y de la pista, que proporciona rapidez. La combinación es explosiva y sí, además, se le añade la zancada económica que les caracteriza responden al retrato-robot del maratoniano ideal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de septiembre de 1994