Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Auge de los toros

¡Pobre papá Hemingway! Los toros en España alcanzan ahora un auge nunca visto, ( ... ) pero el éxito ha alterado de tal manera la antigua y noble corrida que puede que Hemingway ni la reconociera. Hoy, los jóvenes y famosos toreros ganan cinco millones de dólares al año y viven como estrellas de rock, los toros son de menor envergadura y sus cuernos están afeitados para reducir el peligro. En otro tiempo, la plaza de toros era baluarte de unos cuantos entendidos; hoy, la multitud ha crecido con la presencia de admirados neófitos y de peñas de adolescentes que jalean incondicionalmente a sus ídolos toreros, lo hagan bien o mal. En el presente auge de los toros ocupan un importante lugar tres matadores, ninguno de los cuales ha cumplido treinta años, y que forman el así llamado cartel de moda [Jesulín, El Litri y El Cordobés]. Los tres recurren a pases y técnicas sorprendentes (...). Fuera de la arena (...) conducen potentes motos y coches deportivos, coquetean con las cámaras de televisión y adulan a las multitudes de admiradoras que los siguen de una ciudad a otra. (...) Han ayudado a transformar el toreo de un deporte dominado por expertos meticulosos y elitistas en un espectáculo mucho más alegre y popular. Para algunos españoles hay un paralelo entre la evolución de la corrida de toros y el cambio global desde la austera rigidez de la dictadura de Franco a una democracia libre y asentada.

17 de septiembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de septiembre de 1994