La FIFA suspende 15 meses a Maradona por su dopaje en el Mundial de EEUU

La FIFA acordó ayer en Zúrich sancionar con 15 meses de suspensión para toda actividad nacional e internacional y una multa de 20.000 francos suizos, un dos millones de pesetas, al jug dor argentino Diego Armando Maradona por su positivo en control antidopaje del último Mundial. El resultado del análisis tras el partido Argentina-Nigeria, el 25 de junio, reveló presencia de cinco productos prohibidos derivados de la efedrina en la orina del jugador. La sanción entró en vigor el 30 de junio y se extenderá hasta el fin de septiembre de 1995. Idéntico castigo se impuso Daniel Cerrini médico de la Federación Argentina, organismo que a su vez recibió una advertencia.El apoderado del jugado Marcos Franchi, anunció ayer que recurrirá la sanción ante los tribunales ordinarios de justicia. La FIFA, en su resolución, advierte que ésta es firme y no cabe recurso contra la misma.

La condena al jugador se asimiló en Argentina como un golpe duro pero esperado. Hasta el propio Maradona sabía desde un día antes que la suspensión oscilaría entre uno y dos años pero tenía aún la esperanza que le dejaran jugar una temporada más en la Liga argentina. A los ciudadanos no hubo que contarles los diez segundos de rigor como en el boxeo, para ver si reaccionaban. Su mayoría, en un promedio del 60% sobre el 40 estaba "de acuerdo" con la sanción de la FIFA y, a pesar de todo lo que se le reconocía a Maradona, hacían responsable al jugador por lo sucedido.

Olor a despedida

La resignación se revolvía, en algunos casos, contra el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona, quien había justificado la retirada del jugador del Mundial para evitar una sanción en caliente que seguramente sería durísima. Según los periodistas argentinos enviados a Zúrich, la bronca acumulada en la FIFA contra Maradona por sus declaracion sobre la supuesta mano negra, la mafia y la reivindicación de los derechos de los jugadores de fútbol que intentó Maradona cuando quiso formar un sindicato, fueron también parte de los antecedentes que pesaron para castigarle tan duramente"."Se ve que los de la FIFA no tienen familia y no se fijaron en nada", manifestó el jugador al enterarse del castigo. "Estaba dispuesto ya a descansar y no jugar más", indicó el jugador desde el balcón de su casa, cuando los periodistas buscaron su reacción. Sus anteriores declaraciones públicas -"me cortaron las piernas" y "el fútbol ya fue para mí"- sonaron ya como definitivas. Poco podría agregar ahora cuando va a cumplir 34 años el próximo 30 de octubre y la sanción de la FIFA se extiende hasta el 29 de septiembre de 1995, mes antes de que tenga ya 35 años. Sólo queda, en medio, fijar la fecha del gran homenaje y despedida que le debe el fútbol argentino y que Maradona merece.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de agosto de 1994.

Lo más visto en...

Top 50