Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Jan Czopek,

el comisario de policía de Cracovia (Polonia) considera que sus conciudadanos tienen un excelente sentido del humor. Lo curioso es que el comisario realizó este comentario tras una broma que afectó directamente a la policía, así como a dos turistas españoles, y otros tres de Hungría, Canadá y el Reino Unido, empeñados en retornar por un atajo a su hotel.Según explicaron a la policía los cinco turistas, un transeúnte al que preguntaron cómo retomar por el camino más corto a su hotel, les indicó que sólo con saltar una cerca que había en las proximidades llegarían rápidamente a su alojamiento.

Resultó que la cerca en cuestión rodeaba la sede de la comandancia provincial de la policía de Cracovia y sus centinelas, cuando vieron saltar a cinco hombres por el muro, pensaron que podía tratarse de una acción terrorista.

La idea se hizo aún más verosímil cuando los cinco hombres, con paso firme, se dirigieron hacia el edificio en que se encuentra el arsenal de la comandancia y no se detuvieron, pese a las órdenes de "¡Alto!", hasta que no fueron rodeados por perros amaestrados. Al ser interrogados por los centinelas, los turistas explicaron que habían saltado la cerca porque pensaban que podrían volver a su hotel por un atajo y no reaccionaron a los gritos porque creyeron que se podía tratar de malhechores que querían provocarlos. Después de una verificación minuciosa de todos los datos ofrecidos por los turistas, los cinco desafortunados fueron puestos en libertad y pudieron regresar a su hotel con un buen susto en el cuerpo.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de julio de 1994