Los renovadores consolidan su poder en el PSOE

A los tres meses del Congreso Federal del PSOE, los renovadores han consolidado su poder en el aparato del partido. Se han quedado con las áreas de mayor importancia. El secretario de organización, Ciprià Ciscar, se convierte explícitamente en el número tres del PSOE, después del vicesecretario general, Alfonso Guerra, y el secretario general, Felipe González, con quienes colaborará para coordinar todas las áreas ejecutivas. Tras una viva discusión, aunque no hubo que llegar a las votaciones, Ciscar vio aprobado anoche el reglamento de funcionamiento de la ejecutiva federal.

Más información

La importancia del reparto de poder que ayer se hizo en, la ejecutiva federal del PSOE, presidida por Felipe González, viene muy determinada por el hecho de que esta dirección será la que tenga el poder en el PSOE después de las próximas elecciones, tanto estén de nuevo en el Gobierno o pasen a la oposición. Si se cumple la legislatura, la actual ejecutiva tendrá todavía un año de mandato hasta el 34º Congreso Federal del PSOE.Las áreas de máximo poder del PSOE quedan en mano Ciscar, Joaquín Almunia y Alejandro Cercas, de adscripción renovadora. Txiki Benegas, secretario de relaciones políticas e institucionales, conserva una parcela de poder muy destacada, aunque no pudo evitar que, finalmente, tenga que compartir con Ciscar las relaciones con los grupos parlamentarios del Congreso y del Senado.

El poder del secretario de organización, que por otra parte ya lo había tenido Benegas cuando ocupaba ese cargo, se concreta en quedarse para sí la portavocía del partido, la coordinación de las campañas electorales y la coordinación y la colaboración con González y Guerra de todas las áreas.

Relación con los sindicatos

Los guerristas, después de muchos anos, pierden la responsabilidad de elaborar los programas electorales y la preparación y relaciones con los sindicatos, con la patronal y la redacción -al hilo de los proyectos gubernamentales o como aportación- de doctrina económica. Todas estas parcelas las había llevado Francisco Fernández Marugán, que queda ahora como responsable de administración y finanzas. Sus anteriores competencias se reparten entre Joaquín Almunia, al frente de estudios y programas, y Alejandro Cercas, que incrementa su parcela de relaciones con la sociedad con el diálogo y negociación con los agentes sociales.

Además del propio Guerra, que en teoría puede tener participación en todas las parcelas del aparato al corresponderle la coordinación de áreas, sólo Txiki Benegas mantiene una parcela importante de poder si bien un peldaño más abajo del que ocupaba antes. A Benegas le corresponden las relaciones y la negociación con las fuerzas políticas de la oposición, así como las relaciones con los ayuntamientos y las comunidades autónomas. Su deseo de tener para sí la competencia sobre los grupos parlamentarios se vio frustrada, ya que, al final, tiene que compartirla con Ciscar.

El hecho de que nadie planteara votaciones en los casos de controversia que se dieron anoche consagra igualmente la contención de unos y otros para no dañar aún más la imagen de su partido. Cipriá Ciscar, al término de la reunión de la ejecutiva, resaltó principalmente este hecho y la consecución final de acuerdo.

En el próximo otoño se comprobará como el nuevo secretario de organización se rodea de personas de su confianza distintas a las que desde marzo trabajan en su área, y que anteriormente fueron colaboradores de Benegas.

De momento Ciscar ha adscrito a su secretaría a Javier Barrero y Ana María Ruiz Tagle, vocales de la ejecutiva. Todos los secretarios de área tienen la facultad de adscribir a sus secretarías a algunos vocales. Así Alejandro Cercas ha adscrito a su área a la eurodiputada Francisca Sauquillo; Raimon Obiols, secretario de relaciones internacionales, se verá acompañado por la eurodiputada Ludivina. García Arias. Carmen Hermosín, secretaria de la mujer, ha escogido a María José Calderón.

Cipriá Ciscar fue el encargado de presentar a sus compañeros el borrador de reglamento, aunque previamente había pedido sugerencias a los secretarios de área. "Ha habido discrepancias en algunos puntos, pero he observado en todos los miembros de la ejecutiva el deseo de consenso", dijo Ciscar en tono conciliador. Tuvo unas palabras para Alfonso Guerra: "El vicesecretario general ha intervenido para aportar criterios y soluciones".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción