La Abadía se prepara para su futuro teatral

Sólo 21 actores-alumnos formarán parte de este proyecto dirigido por José Luis Gómez

Son 21 elegidos. Los primeros alumnos -seleccionados entre 140 aspirantes- de La Abadía, un complejo teatral pilotado por el actor y director José Luis Gómez que abrirá sus puertas en octubre. Quieren ser directores de escena, actores o directores técnicos, y para ello tendrán que entregar cuerpo y alma a este proyecto, que será algo más que una escuela. Dos salas escénicas en las que se programará teatro, jazz, música de cámara y recitales también son parte de su futuro.

En su primera visita a lo que ahora son los andamios de La Abadía, en la calle de Fernández de los Ríos,42 (Chamberí), los 21 alumnos seleccionados se quedaron impresionados con el espacio que a partir del próximo otoño les acogerá: "Es aún mejor de lo que nos habían contado", dicen.De las 140 solicitudes que llegaron el pasado invierno a la primera convocatoria que efectuó La Abadía, 123 fueron admitidas. Después de dejarles claro que aquello era un proyecto que exigía un compromiso fuerte (no se puede faltar a las clases y sus alumnos tienen que renunciar a otros trabajos para estar entregados en cuerpo y alma), se inició en febrero un mes de pruebas, consistentes en entrevistas en las que había pruebas de canto, lectura y la interpretación de dos monólogos, uno clásico y otro contemporáneo.

Al final fueron admitidos 17 actores, tres ayudantes de dirección y un estudiante de dirección técnica. Para algunos es difícil la supervivencia y andan solicitando becas a todo organismo susceptible de poder darlas. Pero les compensa porque tienen claro que hay muy pocos sitios donde se les forme y puedan trabajar con rigor. "No ocultamos la ilusión que nos hace inaugurar un teatro nuevo", dice uno de los futuros alumnos, "aunque no todos vayamos a estar en el primer niontaje". Los 21 elegidos trabajan desde hace meses en unos locales que les han cedido hasta que se terminen las obras de La Abadía.

Puesta a punto

'Lo que hacemos ahora es una puesta a punto del instrumento del actor. Vemos las deficiencias, sobre todo en el terreno de la palabra, que es por donde pinchamos la mayoría de los actores españoles", señalan. Los alumnos tendrán que pagar 20.000 pesetas de matrícula más 15.000 mensuales. Cuando trabajen sobre el escenario recibirán una beca salario, y cuando hagan giras fuera de La Abadía serán contratados."Nuestro trabajo consiste en convertirnos en actores completos, en lo que llama Gómez 'la elocuencia', algo que permita una ductilidad, que nos lleve no al naturalismo, sino a la naturalidad", explica otro alumno, que como el resto sólo tiene una queja: los madrugones a los que se verán obligados a partir de octubre por el riguroso horario de la escuela. "Es algo muy duro para un actor, acostumbrado a que su vida empiece por la noche".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS