Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNDIAL 94

España espera el veredicto de Alemania

Clemente busca otra imagen y da la batuta a Caminero y Caminero

La selección española se somete hoy a un veredicto que va más allá del resultado que obtenga frente a Alemania. Es cierto que una victoria daría la vuelta al pesimismo que invade al entorno del equipo, pero la pobre actuación ante Corea obliga sobre todo a un incremento del rendimiento en el juego. La excelente línea que ofrece hasta ahora el Mundial ha dejado en mal lugar a la selección, cuyo juego no ha resistido la comparación con países de escasa tradición futbolística. En este clima, España se verá obligada a buscar tanto la autoafirmación como la victoria.Clemente apareció serio y lacónico en la conferencia de prensa previa al partido contra Alemania. Daba la impresión de ser un hombre muy golpeado por la encarnizada batalla que se ha abierto en torno a su figura y por el clima de desconcierto que generó el empate ante Corea del Sur. Sólo un par de preguntas sirvieron para elevar el tono de sus respuestas y evidenciar el enfado que llevaba dentro.

En el capítulo futbolístico, el técnico no tuvo ningún reparo en anunciar el equipo que pondrá, sobre la cancha. Zubizarreta sustituirá a Cañizares, Caminero actuará de salida como enlace con Julio Salinas y Guardiola ejercerá de medio centro, mientras Guerrero quedará relegado al banquillo. Hierro, si se recupera de su lesión, se ubicará como libre en sustitución del sancionado Nadal. La inclusión de Guardiola supone un intento de dinamizar al equipo, que ante Corea acusó la falta de un punto de referencia en la cancha. "Le pido a Guardiola que juegue bien", expuso, "como él sabe hacerlo".

La apuesta de Clemente es intentar la victoria, porque el empate deja al equipo a expensas exclusivamente del choque contra Bolivia. El seleccionador entiende que el alemán es un equipo de mucha calidad, rápido y muy puesto. El control de Sammer, la habilidad de Moller y el liderazgo de Matthaus son los mejores exponentes del campeón al entender del seleccionador español.

El técnico español señaló que las molestias pueden dejarle fuera del partido. Sin embargo, hay una razón táctica que también está relacionada con la decisión de Clemente sobre Hierro. Alemania jugó la última media hora del encuentro ante Bolivia con Klinsmann como único delantero, en favor de una superpoblación en el centro del campo, donde entró Basler. Si Vogts repite esta estrategia, Clemente se desprenderá del libre, colocará una defensa con cuatro jugadores y añadirá un jugador en el centro del campo, Hierro.

La alineación de Clemente supone un giro apreciable con respecto al equipo que sacó ante Corea. La inclusión de Guardiola y Caminero se espera como la confirmación de una pequeña sociedad con intereses comunes.

Son dos jugadores cortados por la misma idea, con características complementarias. Su ubicación en la cocina del equipo condicionará sin duda el juego de España. Y vistas las características de ambos, se observa como probable una aproximación al juego más elaborado, lejos de la línea que se estableció ante Corea, donde hubo una supremacía de la pelota larga en la búsqueda de Julio Salinas.

Pep Guardiola debuta hoy en un Mundial a los 23 años y frente al mejor invitado posible: la campeona Alemania. Le tiene ganas al partido y se desvive por demostrar que un medio centro como él puede mover tanto al Barcelona como a la selección, un asunto que ha provocado multitud de debates.

El lenguaje del jugador azulgrana es inequívoco: en cada respuesta sale la palabra balón. "Para ganar a Alemania debemos tener mucho más el balón de lo que le tuvimos contra Corea, porque si tienes el cuero te cansas menos, y para ello hacen falta buenos jugadores", sentencia. "Respeto mucho al calor", prosigue, "y al campo, que es el peor que he visto hasta ahora". El nombre de Alemania no le intimida. "Si salimos al campo pensando que el empate es bueno, perderemos", responde. "Hay que ser ambiciosos. Dar una buena imagen. Mejorarla. Yo soy de los que piensa que para sacar un buen resultado hay que jugar bien. Podemos perder contra los alemanes, pero el saldo de la contienda debe ser: el equipo ha funcionado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 1994