Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pocero muere dentro de una galería subterránea al ser arrastrado por una tromba de agua

El pocero José Luis Carrasco de la Fuente, de 41 años, falleció sobre las dos menos cuarto de la tarde de ayer como consecuencia de un fuerte golpe en la cabeza que se produjo al ser arrastrado por una tromba de agua. Una bolsa de líquido (agua que queda retenida en las tuberías por la suciedad) reventó, poco después de la una de la tarde, mientras él y otros dos compañeros limpiaban la galería que une el colector que se extiende bajo la calle de Vergara (distrito de Centro) con el pozo de un garaje situado en la calle de la Unión, perpendicular a la anterior.Al parecer, las vibraciones de la maquinaria que se usa para desatascar el alcantarillado provocaron la rotura de la bolsa, oculta por la mugre, que arrastró a Carrasco y a los otros dos trabajadores.

Avisada por un vecino, acudió una dotación de bomberos municipales. Cuatro de ellos penetraron por una alcantarilla en la angosta red de galerías y encontraron a Carrasco inconsciente. Sus compañeros, Ángel Nieto y Juan Manuel Sainz, intentaban reanimarle. Trasladado de urgencia en un vehículo de los servicios de ambulancias del Ayuntamiento, el herido murió antes de llegar al Hospital Clínico.

"El entronque del pozo con la galería estaba muy estropeado y estábamos arreglándolo", contaba ayer, aún impresionado, Sainz, de 47 años. "Se trataba de algo rutinario, sin peligro aparente", añadía el operario. La víctima y sus compañeros eran empleados de la empresa J y J.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de junio de 1994

Más información

  • La víctima y sus dos compañeros cumplían unos trabajos de reparación