Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol acusa a PSOE y PP de incrementar el peligro fascista con sus descalificaciones

El presidente de la Generalitat y de Convergència Democrètica (CDC), Jordi Pujol, elevó ayer el tono de su discurso electoral y atacó tanto al PSOE como al Partido Popular a los que responsabilizó de incrementar. "el peligro del fascismo" en España con su discursó mutuamente descalificante. Pujol aprovechó un acto electoral con representantes de organizaciones juveniles para verter las más duras críticas de la campaña electoral a los dos grandes partidos de la política española a los que no dudó en calificar de "pandilla de indigentes".Pujol señaló que el PSOE utiliza como gran argumento electoral las polémicas declaraciones Mercedes de la Merced sobre los supuestas virtudes del franquismo, mientras que el PP le pasa constantemente por la cara al Gobierno los casos de Mariano Rubio y de Luis Roldán. "Son una pandilla de indigentes tanto los unos como los otros, que no saben decir nada excepto cubrirse de porquería", señaló.

El líder nacionalista afirmó que éste era un lenguaje "que en Cataluña no queremos" y añadió que se tenía que poner fin a este sistema de descalificaciones y que la situación española precisa "otro tipo de lenguaje, otro clima político, otra serenidad".

A juicio de Pujol, estas acusaciones ponen de relieve que los dos partidos mayoritarios se encuentran en un momento de "gran vacío moral e intelectual". "En este terreno puede florecer cualquier tipo de semilla", agregó. El presidente catalán pronosticó: "El peligro del fascismo será una realidad si no se trasmiten mensajes positivos, estimulantes y creativos hacia el país".

Frente a esta actitud de "indigencia" de socialistas y populares, Pujol contrapuso la campaña "en positivo" de Convergència i Unió. "El nacionalismo no está basado en el radicalismo sino en intentar conseguir para nuestro país el máximo posible de libertad e identidad".

Críticas a Solana

De sus críticas no se libró el titular de Asuntos Exteriores, Javier Solana, uno de los ministros con los que Pujol mantiene una relación fluida, y sobre el que se preguntó qué había hecho por el conflicto de Bosnia. "¿Qué han hecho por Bosnia además de hablar?, ¿qué ha hecho Solana además de mirárselo?". A Pujol la actitud respecto a la ex Yugoeslavia le recuerda "el triunfo del fascismo y del comunismo en Europa en medio de una total indigencia moral".

Al acto protagonizado por Pujol ante dirigentes juveniles de Convergència y de Unió no asisitió, contra lo que estaba previsto, el líder de este último partido, Josep Antoni Duran Lleida. Un portavoz de Unió disculpó "por razones de agenda" la ausencia de Duran, que el pasado domingo tampoco acudió a un acto con Pujol en Granollers. Unió expresan así su malestar por la orientación de la campaña electoral en la que se sienten marginados por CDC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de junio de 1994