Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vazquez se impone a los renovadores gallegos pese o ir a la mediacion de Ciscar

Santiago de Compostela

El guerrista Francisco Vázquez, alcalde de La Coruña, se impuso ayer con un 57,63% (283 votos) a los renovadores del PSOE gallego, encabezados por el alcalde de Vigo, Carlos Príncipe, cuya lista obtuvo el 41,54% (204 votos). La victoria guerrista, con un menor margen del que se esperaba, se produjo tras 36 horas de agitado congreso regional, en el que la integración fue imposible, pese a los esfuerzos de Cipriá Ciscar. Las presiones del secretario de organización, en nombre de la ejecutiva federal, no sirvieron para que ambos sectores llegaran a un acuerdo. Los guerristas copan todos los puestos de la ejecutiva regional.

El alcalde de La Coruña, tras ser elegido para su tercer mandato (los anteriores fueron en 1977 y 1980) al frente de los socialistas gallegos, manifestó que "se acabaron los tiempos de ser meros apéndices o monaguillos al servicio incluso de personas Vázquez anunció que el PSOE gallego va a "hablar alto en Galicia y fuera de Galicia" porque él no cree en los políticos silenciosos.Su rival, Carlos Principe, se declaró "vencedor ideológico" del cónclave, al considerar que muchas de sus propuestas políticas han sido aceptadas.

Vázquez, que jugó alternativamente con el ex presidente de la Xunta Fernando González Laxe y con el miembro de la ejecutiva federal Abel Caballero como candidatos a la presidencia, acabó apostando por éste último y reservó para Laxe la secretaría Institucional.

Como vicesecretario incluyó al alcalde de Orense, Manuel Veiga, y como responsable de Organización, a uno de sus hombres de confianza, Salvador Fernández Moreda, presidente de la Diputación coruñesa.

En aplicación de los resultados del congreso, los guerristas copan la ejecutiva y se llevan tres de los cinco puestos de la comisión revisora de cuentas y de la comisión de garantías. De los siete representantes en el comité federal, cuatro pertenecen al sector de Vázquez.

El séptimo congreso de los socialistas gallegos fue un continuo tira y afloja de ofertas y contraofertas, con nombres y cargos en juego y vetos más o menos encubiertos. Un contencioso más orgánico que político, y una asamblea larga y tediosa celebrada durante el fin de semana en el Auditorio de Galicia, en Santiago de Compostela.

La única tregua se vivió en la noche del sábado, cuando las se siones se paralizaron para ver el partido del Deportivo de La Coruña- y celebrar un título de Liga que al final se esfumó. La lucha se reanudó de madrugada,- a través de contactos entre los hombres fuertes de cada sector. El pugilato continué toda la maña na y la tarde de ayer.

El secretario federal de Organización, Cipriá Ciscar, fue de un lado a otro, convertido en mensajero de vazquistas y renovador en un intento frustrado de reproducir el modelo de integración ensayado en el 330 Congreso Federal del PSOE. Tras su fracaso en la mediación, Ciscar lamentó Ios problemas [de Galicial en la cultura del acuerdo, que significa tolerancia y capacidad para trabajar conjuntamente".

Vázquez, presidente de la gestora que se hizo cargo del partido tras la derrota electoral del pasado octubre y la dimisión del anterior secretario general, Antolín Sánchez Presedo, hacía sus ofertas a la baja desde su posición de hombre fuerte.

Ni siquiera varió la estrategia cuando, ya por la tarde, supo que en la comisión de estatutos y en el plenario sus partidarios habían perdido dos votaciones por escaso margen.

Vázquez mantenía sus exigencias. No quería negociar ni cuotas ni porcentajes. "Tiene que haber un liderazgo claro en el partido", dijo, mientras repetía una y otra vez que tendía su mano a Carlos Príncipe.

Vázquez ni siquiera aludía al tercero en discordia, el galleguista Ceferino Díaz, líder de una tercera vía y actual portavoz del Grupo Socialista en el Parlamento gallego. El único acuerdo integrador al que se pudo llegar fue que Carlos Príncipe incluyese a Díaz en su lista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de mayo de 1994

Más información

  • Los guerristas logran el 58% de los votos