Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El surafricano Els, primer líder del Open de España

El joven golfista Ernie Els tiene un doble motivo para estar emocionado: hace sólo unos días que regresó de su país, Suráfrica, donde pudo votar junto a sus compatriotas de color y ayer se situó líder de la primera jornada del Open de España de golf, que comenzó a jugarse ayer en el Club de Campo Villa de Madrid, con 67 golpes (cinco bajo par). Els hizo el recorrido junto a José María Olazábal (71) y Bernhard Langer (70).A sus 24 años, el jugador surafricano no se arrugó en ningún momento ante sus dos compañeros, dos masters. Els firmó una tarjeta con siete birdies (-1) y dos bogeys (+1). Los ingleses Peter Mitchell (68), Steven Richardson (68), y el zimbabués Mark McNulty (68) acabaron en segunda posición. Severiano Ballesteros concluyó la jornada con el par del campo, después de dos birdies y dos bogeys, todos ellos en los últimos nueve hoyos.

"Siento que estoy empezando a jugar bien, sobre todo con mi juego corto", dijo Els. El surafricano se movió en el green con la soltura de los grandes. Dos golpes extraordinarios en los hoyos 2 y 6 sirvieron de guiño al público. Olazábal no pudo contagiarse de la consistencia del gigantón surafricano. Se recuperó rápido de un bogey en su primer hoyo. Un eagle (-2) en su tercero, gracias a un putt de seis metros, abrió por un momento la ventana de Augusta.

El ganador del Masters de este año se mostró hasta entonces muy sólido, concentrado y sosegado. Al llegar al hoyo 2 -había empezado el recorrido por el 10- se quebró. Un espectador indiscreto y una pequeña bronca, y el temperamento del jugador vasco cambió radicalmente. Varios piropos hacia sí mismo y constantes penduleos de cabeza: dos bogeys en los últimos seis hoyos.

Olazábal, descontento

No obstante, su resultado final, a cuatro golpes del líder, no parecía tan malo hasta que Olazábal se pronunció al final del partido: "He jugado muy mal y no hay que buscar ninguna otra excusa. Tendré que tomar una pócima o algo para mejorar mi juego en los próximos días, pero no creo que pueda dar un cambio radical".

La gran sorpresa de la primera jornada la suscribió un joven español, Jesús María Arruti, que acabó con 69 golpes, a tan sólo dos de Els. Curiosamente Arruti, de 25 años y cinco como profesional, no supo hasta el pasado miércoles que jugaría el torneo puesto que no disponía de la tarjeta que permite participar en el circuito europeo. "Llamé el miércoles a la organización a las cinco y media y me dijeron que no podía jugar. Unos minutos después de repente me confirmaron la admisión. Estoy sorprendido". El golfista guipuzcoano es natural de Ondarribia, como Olazábal. Ayer aseguró que entrena "muchísimo" bajo la supervisión de su padre, el hombre que dirigió los primeros pasos de José María Olazábal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de mayo de 1994

Más información

  • GOLF