Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tráfico lanza una estremecedora campaña, "tan brutal como la vida misma"

El público que asistió ayer a la presentación de la nueva campaña de Tráfico salió con el estómago del revés. El director general anunció que el primer pase de vídeo contenía sólo nueve anuncios. Si alguien deseaba ver más, se pasarían al final del acto. La dosis de escalofríos fue más que suficiente: nadie pidió más. La crudeza del mensaje, "tan brutal como la vida misma", en palabras del subsecretario del Interior, Fernando Puig de la Bellacasa, conmocio nó a todos los asistentes. A partir de mañana, víspera de las vacaciones de Semana Santa, cada espectador de televisión verá dos veces como máximo una de las 26 películas rodadas a discapacitados por imprudencias en la conducción.

"Si consigo salvar una sola vida con los 2.000 millones que cuesta la campana, me doy por satisfecho", aseguraba uno de los responsables publicitarios que han intervenido en la elaboración de la campaña sobre seguridad vial de 1994, en respuesta a los reproches vertidos sobre la crudeza de sus imágenes.El objetivo del Ministerio del Interior es contribuir con esta campaña a destacar los horrores que provoca la carretera, según Fernando Puig de la Bellacasa, subsecretario del departamento: "No nos podemos resignar a que cada año mueran 5.000 españoles en las carreteras". El número de muertos no deja de descender en. los últimos años. "Pese a ello", continuó, "es una tragedia nacional. Hay que seguir en el esfuerzo de llamar a la prudencia a todos los ciudadanos".

Éste es el segundo año consecutivo en que Tráfico recurre a planteamientos dramáticos para disuadir a los malos conductores. En la edición anterior se utilizaron actores; esta vez, los protagonistas de la campaña son parapléjicos y paralíticos cerebrales, quienes narran desde sus hogares o desde los hospitales en donde están internados su tragedia personal, a la que se vieron abocados por una imprudencia en la conducción. La exhibición de su estado físico junto al relato en primera persona son estremecedores.

40 víctimas

El exceso de velocidad, el uso del casco, el alcohol y las imprudencias forman el eje de esta campaña, para la cual se llegaron a filmar 40 películas. A sus realizadores no les resultó difícil localizar víctimas. Los accidentes de carretera son responsables de la mitad de los mil casos de personas que quedan discapacitadas cada año en España.Los equipos de rodaje comenzaron su trabajo en centros públicos de tratamiento a parapléjicos, pero los obstáculos burocráticos del Insalud les hicieron desistir y buscar clínicas privadas. Cada accidentado requirió una hora de filmación hasta lograr un clima de intimidad en el que la víctima se encontrara tranquilo para relatar qué ocurrió y por qué. El montaje ha reducido a un minuto las tomas de cada caso.

La presentación del anuncio es escueta. En la pantalla aparece el texto: "Conducción temeraria; 15.000 pesetas de sanción", mientras una voz en off dice: "La conducción temeraria sale muy cara". A continuación, un parapléjico con su nombre sobreimpresionado cuenta el accidente que le ocasionó su actual estado: "Veníamos de una concentración en Marbella y comenzamos a picarnos con otro coche, le adelantamos, con tan mala fortuna... y aquí estoy [en una silla de ruedas]". Termina la voz en off: "Las imprudencias se pagan carísimas".

En las 30 oportunidades de emisión de estos anuncios aparecerán 26 víctimas (se han efiminado 14), de manera que cada espectador tendrá la oportunidad de contemplar dos veces cada película, según Salvador Pedreño, socio de la agencia Casadevall & Pedreño, adjudicataria de la campaña.

Al director de Tráfico se le preguntó si era necesario tanto dramatismo. Muñoz aseguró que el 10% de los españoles admite que la campaña anterior le influyó positivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de marzo de 1994

Más información

  • Parapléjicos y discapacitados relatan el "carísimo" precio pagado por sus imprudencias