Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO FINAL DE LA COPA DE EUROPA

3.000 aficionados siguen animando

No pudo ser. El Taugrés se quedó con la miel en los labios de la final de la Copa de Europa y tanto los jugadores como los 3.000 aficionados que desde Vitoria hicieron el viaje en autobús (1.200 kilómetros), sufrieron una gran decepción, aunque estos últimos, 45 minutos después de finalizado el encuentro, seguían animando a su equipo, así como al conjunto ganador de esta Copa de Europa, el Olimpia, que fue un digno y merecido vencedor.Manel Comas, entrenador del Taugrés, tras felicitar al Olimpia como justo vencedor, señaló: "Cuando un equipo te saca 10 tíos de tres puntos de diferencia, es difícil superarle". Alabó el buen nivel de juego de su equipo aunque mencionó que "en las competiciones europeas parten 150 equipos y a las finales solamente llegan seis. Doy la enhorabuena a todos mis jugadores por la entrega que han tenido a lo largo de todo el encuentro".

Por otro lado, el capitán del equipo vitoriano, Pablo Laso, buscó el lado positivo al partido: "Podemos ser los perdedores de la final o los segundos en la Copa de Europa".

El entrenador del Olimpia, Zmago Sagadin, que dijo estar sorprendido por el ambiente del pabellón, señaló: "La clave de la victoria fue parar a Perasovic y el rebote ofensivo del Taugrés".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de marzo de 1994