Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO COMPETICIONES EUROPEAS

El Taugres aspira a la gloria 3.000 vitorianos acudirán a Lausana para presenciar la final de la Recopa

El Taugrés presenta hoy en Lausana (20.00, La 2) su candidatura oficial para pertenecer al club de la élite europea mediante la disputa del partido más importante de su historia frente al Olimpia de Lubjana esloveno. No menos de 3.000 aficionados vitorianos acompañarán a su equipo en el pabellón suizo en un jubileo deportivo acrecentado tras la derrota del Taugrés en la Copa del Rey. Los eslovenos dispondrán de 700 gargantas condenadas a sucumbir al vocerío alavés. La batalla anímica es la única resuelta de antemano en una final que se antoja deportivamente equilibrada.El Taugrés se encuentra en Lausana desde el domingo, donde ayer recuperó su preparación tras renunciar Manel Comas a los primeros entrenamientos. Paco García, ayudante del entrenador vitoriano, preparó una selección de jugadas ofensivas y de fensivas del Olimpia que sirvieron de base para la doble sesión de trabajo.

Comas ha recluido a su tropa en un lugar ajeno al tropel de medios informativos, seguidores y representantes ajenos al club para preservar un clima de concentración. El Taugrés aspira a la gloria y no quiere duplicar la decepción de un nuevo fiasco como el vivido en la final de la Copa del Rey, que perdió ante el Barcelona.

La actitud de los vitorianos ha cambiado: "El año pasado volvieron felices con el tercer puesto en la Copa y este año el subcampeonato ha sido una decepción", afirmaba el técnico, Manel Comas.

El Taugrés sabe que dispone de un potencial igual o superior al del Olimpia, que juega con el viento a favor y que los árbitros disfrutarán, a priori, de un clima plácido. Manel Comas ya perdió en Ginebra una final con el CAI Zaragoza ante el Aris griego en un encuentro estrambótico al que hubo que aplicarle una filosofía de supervivencia: "Quizá fuera mejor perder porque de lo contrario no sé si hubiéramos salido vivos del pabellón", afirmó entonces.

Entre las armas predilectas de Comas para la final destaca la experiencia y la calidad de Perasovic. El croata sintetiza la frialdad y la capacidad para dar la respuesta exacta en los momentos necesarios del partido: "Nunca te deja con el culo al aire", sentencia gráficamente Manel Comas.

Pero sin duda la eficacia defensiva vuelve a ser el caballo de batalla frente a los eslovenos. "Cada uno debe perseguir a su par sin perder un segundo de concentración", recalca Paco García, quien dispone de un estudio exacto del rival y de todas sus variantes de juego. Para dicha tarea cuenta, sobre todo, con el buen momento de Santi Abad y el sacrificio de Ramón Rivas, que desparrama en defensa toda la capacidad de sufrimiento que le permite su mermada condición física. El temperamental Bannister y el calculador Laso complementan el quinteto sobre el que recae la responsabilidad del partido.

Olimpia, "made in" Yugoslavia

El Olimpia es un equipo versátil que cultiva todos los catálogos del baloncesto: el tiro exterior de la mano de Dusan Hauptman, un triplista que actúa indistintamente de base o escolta; el contragolpe, para lo que cuenta con Gorenc y Horvan, dos jugadores atléticos que añaden a sus correrías notables aportaciones en el tiro y en el rebote ofensivo; la defensa es obra de Djurisic y el ruso Nosov que auguran duelos espectaculares con Bannister y Rivas. En definitiva, el Olímpia cultiva la versatilidad en las opciones de juego y alterna veteranía y juventud para mantener intacto el espíritu del partido. La final será, pues, la expresión de dos potenciales: el juego interior del Taugrés y el tiro exterior del Olimpia.

Paco García, segundo entrenador del Taugrés, considera que el conjunto esloveno "puede marcar un ciclo en el baloncesto europeo como en su día lo hiciera la Jugoplastika".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1994

Más información