Maradona hizo perder la Liga al Nápoles por orden de la Camorra

Pietro Pugliese, el ex funcionario de prisiones que en 1991 acusó al jugador argentino Diego Armando Maradona de tráfico y consumo de drogas logrando que el futbolista abandonara precipitadamente Nápoles, ha declarado ahora ante el juez que el jugador argentino hizo perder a su equipo la Liga de 1987-1988 por orden de la Camorra.El interés de la delincuencia napolitana en lograr ese resultado se explica, según el arrepentido, porque la Camorra no quería pagar los miles de millones apostados a favor del triunfo del Nápoles en las loterías ilegales sobre el campeonato.

"Diego vendió la Liga por cuenta de la Camorra en la temporada 1987-88, el año en el que el Nápoles llevaba una ventaja de cinco puntos que perdió en las últimas jornadas de la temporada frente al Milan", ha declarado Pugliese.

Ciro Ferrara, todavía capitán del Nápoles y único superviviente de aquellos años gloriosos, ha dicho que la declaración del arrepentido "es una estupidez que no merece corrientarios". Pero muchos napolitanos se rascan la cabeza recordando aquella Liga decepcionante.

En aquella temporada, la primavera de 1987, el Nápoles había conquistado el primer scudetto de su historia gracias a los buenos oficios de un Maradona que sólo cedía en popularidad a san Genaro. El campeonato siguiente comenzó arrollador, con una ventaja para el equipo campano que en seguida subió a cinco puntos. Seis jornadas antes del final, el Nápoles vencía todavía al Inter. Y luego, el desastre. Perdió en casa frente al Milan, que sólo en apenas cuatro jornadas logró terminar la Liga tres puntos por delante, como deseaba la Camorra.

Relación de intercambio

"Maradona se había ido a Argentina y decía que no quería volver porque se sentía amenazado", sostiene el arrepentido, para explicar que el jugador actuó bajo presión. "Maradona tenía una relación de intercambio con el clan camorrista de los Giuliano de Forcella, y la droga que le llegaba de Argentina no era para su uso personal, añade Pugliese.El arrepentido afirma que no sólo procuró cocaína a Maradona, sino que se encargó de recoger los paquetes de droga que a éste le llegaban procedentes de Argentina.

Cuenta, por ejemplo, que en el año 1989 fue al aeropuerto de Roma a esperar a una mujer llamada Alessandra Bertero, con antecedentes por narcotráfico, que llegó procedente de Buenos Aires con tres kilos de cocaína purísima para el jugador y para un juez napolitano.

Pugliese asegura también que, a cambio de esos favores, el futbolista argentino le había prometido recompensarle con 70 millones de liras (unos 5,6 millones de pesetas), pero que finalmente tan sólo le pagó 25 millones de liras (dos millones de pesetas). En venganza, decidió denunciarle públicamente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS