Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Madrid puede matar a mucha gente"

Nació guerrera el 19 de mayo 1936 en Madrid, y eso ha tenido una importante trascendencia a lo largo de toda la vida de Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas. Tiene dos hijas y un chico de su único matrimonio, está separada y dice que como mujer inteligente y "como buen Tauro", no repetirá. Sin embargo, tiene un compañero des de hace muchos años, al que le une, dice ella, una relación semejante a la que mantenía el filósofo francés Jean-Paul Sartre con la es critora feminista Simone de Beauvoir -no vivieron juntos pero convivieron circunstancialmente-, porque esta mujer de voz ronca y emblemática feminista aún cree en la relación de pareja. Fue testigo de lo que acontecía a las mujeres en los años sesenta y mediados de los setenta, en los que la marginación de las mujeres que rompían la norma era "total y absoluta", y la culpabilización de la sociedad, permanente. En 1974 fundó en Madrid la Asociación de Mujeres Separadas cuando el divorcio aún no era legal en España. Su meta es el feminismo real, "una respuesta justa a una situación injusta que afecta a la mayoría de los seres humanos, que somos las mujeres".

Pregunta. ¿Cómo ser mujer y no morir en el intento?

Respuesta. Para no morir en el intento hay que tener con ciencia de género. Así se puede ser autónoma y decir continua mente que no a las órdenes Culturales que siempre hemos recibido. Tener conciencia de género significa tener conciencia de persona. Antes que nada, la mujer es un ser humano.

P. ¿Madrid mata a las mujeres?

R. Madrid puede matar a mucha gente, a las mujeres y a los hombres. Madrid se ha convertido en una ciudad un tanto caótica donde las prisas las atrocidades, toman forma en la vida de las personas. Sin embargo, Madrid sigue siendo hermoso porque es un poco el arco iris donde todo el mundo se mezcla.

P. ¿Qué le sugiere el nuevo Código Penal?

R. Perplejidad porque todavía estemos luchando por las evidencias y porque aún tengamos que justificar cuáles son las medidas que se deben tomar para que desaparezca la violencia en la célula familiar. Perplejidad porque todavía tengamos que pedir que el aborto salga del Código Penal, que se elabore una ley específica y que sean las mujeres las que tengan la decisión de cuándo quieren tener su propia maternidad.

P. Como feminista, ¿a quién prefiere: Joaquín Leguina, Alberto Ruiz Gallardón o Isabel Vilallonga?

R. Siempre prefiero a las mujeres, estén donde estén. Sólo les pido que estén representando y defendiendo los derechos de las mujeres, que tengan la sensibilidad del género al que pertenecen. Una mujer que ha asumido los roles masculinos puede convertirse en un enemigo muy duro, y hay muchas posibilidades de que las mujeres asuman esos roles cuando llegan al poder, porque la estructura de poder es masculina.

P. ¿La Comunidad de Madrid es un buen sitio para esconder las casas de mujeres maltratadas?

R. Yo me cuestiono mucho eso de esconder las casas de acogida. Ya sé que estamos en una lucha muy desigual. Si tuviéramos la protección que debemos tener del Estado, las instituciones públicas y las fuerzas de seguridad, no tendríamos por qué meter a las mujeres en la clandestinidad. Hay que acogerlas, pero no acogerlas vergonzosamente. De la violencia que sufren las mujeres es responsable no sólo el maltratador, sino la sociedad en su conjunto.

P. ¿Madrid es feminista?

R. Creo que va habiendo más feministas, quizá soy demasiado optimista. Es una lucha tan larga... Porque estamos hablando de igualdad, cuando de igualdad se habla desde la Revolución Francesa. Entonces aquello de igualdad, libertad y fraternidad pasó de lejos por las vidas de las revolucionarias. Ahora vamos despacio, nada está consolidado, pero vamos caminando.

P. ¿Cuál es el Ayuntamiento de la región madrileña que mejor se porta con las mujeres y cuál es el peor?

R. Los mejores son los de Coslada y Alcalá de Henares. Desde luego, el peor es el Ayuntamiento de Madrid, que no sabe, no contesta.

P. ¿Sirven para algo las concejalías de la Mujer?

R. Sirven para algo las personas que están en las concejalías. Nosotras siempre vamos a reivindicar la existencia de concejalías de la Mujer, planes de igualdad para las mujeres y centros asesores de la mujer. Luego iremos haciendo la crítica a aquellos que no funcionen adecuadamente.

P. Un reproche.

R. Tanto tiempo de lucha a algunas nos ha fortalecido, pero a otras muchas les ha cansado.

P. Un halago.

R. Las mujeres estamos dispuestas y preparadas para cambiar el mundo, que buena falta le hace.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de diciembre de 1993

Más información

  • ANA MARÍA PÉREZ DEL CAMPO PRESIDENTA DE LA FEDERACIÓN DE MUJERES SEPARADAS