Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La bota de Camataru

La falta de oficialidad en la concesión de los goles ha dado lugar, en su ejemplo extremo, a irregularidades. El caso más sonado se produjo en la temporada 198687 en el fútbol rumano, que en aquel entonces estaba íntimamente ligado a las caprichos del régimen del desaparecido dictador Nicolae Ceaucescu.Rodion Camataru, delantero del Dinamo de Bucarest, logró la Bota de Oro, galardón que se otorga al máximo goleador del fútbol europeo, con cinco tantos de ventaja sobre el austriaco Anton Polster. Camataru logró un total de 44 tantos, pero lo curioso del caso es que 20 de ellos los consiguió en las seis últimas jornadas de la Liga de su país.

A pesar de los goles de Camataru, el Dinamo de Bucarest -el equipo de la Securitate- ganó un partido, empató dos y perdió tres en esas jornadas. Pero los datos estadísticos de esos encuentros no están registrados en ningún lugar. Los archivos desaparecieron en los últimos días de la caída de Ceaucescu, quien quería tener a un goleador entre los mejores de Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de noviembre de 1993