Major prepara la demolición del Estado de bienestar, según la oposición

El Gobierno británico prepara la demolición de varias piezas básicas del Estado del Bienestar, según la oposición laborista. Varias comisiones trabajan en secreto en la elaboración de planes para reducir a la mitad, seis meses, el periodo de percepción del subsidio de desempleo; para suprimir la pensión de jubilación a quienes puedan mantenerse por sí mismos; para suprimir o recortar sustancialmente el subsidio a los hijos; y para cargar sobre los empresarios la totalidad del coste de las bajas por enfermedad. La acusación del portavoz económico de los laboristas, Gordon Brown, fue recogida ayer por el dominical londinense The Observer. La alarma lanzada por los laboristas se basa en un documento interno del Ministerio de Seguridad Social, cuyo titular es el thatcherista Peter Lilley, filtrado por un topo de la oposición. El documento se refiere a siete comisiones cuya misión es "examinar las posibilidades de extensión de los mecanismos para desligarse de las pensiones obligatorias, y de aumentar el uso de recursos privados en distintas contingencias, incluyendo desempleo, enfermedad, invalidez y, en particular, jubilación".

Tras los planes de desmantelamiento está, según Brown, la necesidad de los conservadores de controlar un déficit "que han creado ellos mismos y que a finales del presente ejercicio rondará los 10 billones de pesetas". El canciller del Exchequer (ministro de Finanzas), Kenneth Clarke, dará a conocer el próximo día 30 el presupuesto del Reino Unido para el ejercicio 1994-1995, en el que se espera un fuerte aumento de los impuestos indirectos y un severo recorte del gasto. Las medidas contempladas por el Gobierno de Major, dicen los laboristas, contradicen puntos esenciales del programa electoral.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS