Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PM-40

Nace en Málaga una asociación de parados mayores de 40 años

En la cafetería malagueña El Jardín se gestó espontáneamente PM-40, una asociación de desempleados cuarentones que quieren concienciar a la sociedad de su problema y, de paso, encontrar un trabajo. Jose Luis Edí es, además de uno de los 625.891 parados españoles nacidos antes de 1953, uno de los cinco creadores de PM-40. Él recurrió al truco de teñirse sus madrugadoras canas y vestir y hablar de manera juvenil, al percatarse de que sus 43 años eran un problema. Guillermo Ojeda -comercial-, también padre de la criatura, se quitó tres años en una entrevista de trabajo pero le pillaron cuando le pidieron el carnet de identidad para contratarle. No le ficharon porque tenía 41 años y no 39.Estos dos desempleados coincidían en la cafetería, en horas y días laborables, para leer los periódicos y tomar un café con José Luis Fernández, técnico de reparación de lavadoras. Rápidamente se dieron cuenta de que tenían un problema común: el haber rebasado la barrera de los 40 años les impedía salir del desempleo. Pronto sé unieron al proyecto, Gloria Fernández, de 43 años, que trabaja desde que se separó de su marido hace 25 años y Pedro Rosas, también de 43 años, que perdió su empleo en una fábrica de amoniacos.

Un senador del Partido Popular por Málaga, José Miguel Fernández Pelegrina, les empujó a asociarse y ha conseguido que les cedan la sede del PP en Málaga hasta que tengan un local propio. Fundaron la asociación el dos de septiembre y ya tienen más de 700 asociados (que pagan 200 pesetas al mes) de los que el 75% tienen estudios medios o superiores. Entre los socios hay desde un ex director de un gran hotel de la Costa del Sol a ingenieros, analfabetos, economistas, albañiles ... y el teléfono -95 221 77 07- no para de sonar. La contratación de altos directivos ha descendido un 35% y la de cargos medios un 25%, según estudios del sector de consultoría.

Bolsa de trabajo

Los fundadores explican que buscan un alivio mental "como cauce de nuestras inquietudes y problemas" y crear una bolsa de trabajo para intentar colocarse, organizar cursos de reciclaje o montar ellos mismos una empresa. "Sin medios y en dos semanas ya hemos colocado a tres personas ¡Y te entra una satisfacción!", dice Ojeda. Se tratan de tres contables que se han empleado en dos empresas que llamaron a PM-40 ofreciendo trabajo.

Al igual que han hecho otros empresarios. "Les hemos llamado para proponerles que distribuyan nuestros recambios de automóviles en Andalucía o para asesorarles", dice Manuel Pey Sánchez, de Recambios Pey, de San Sebastián. En la oficina de Macc España (Barcelona) también se enteraron de la existencia de PM-40 "y pensamos que era una manera de buscar representantes de nuestra empresa de utillaje auxiliar para la construcción", explican.

¿Qué hay de malo en tener 40 años? Los consultores de las empresas de selección de personal explican que pueden encontrar gente de las mismas características pero con menos años y, por tanto, un salario menor "y más reciclables". Gloria explica que "las compañías prefieren a gente joven porque son más dóciles".

El paro contamina todos los poros de una persona. Guillermo Ojeda ganaba 400.000 pesetas al mes. "El día de Nochevieja de hace dos años recibí un fax en el que la empresa de muebles para la que trabajaba prescindía de mí. Me pilló de sopetón y estuve a punto de inflarme a whiskys pero me dije: Guillermo, este no es el caniino". Y cuenta cómo la semana pasada llegó un matrimonio de parados arrastrando su drama hasta la asociación. "Llamamos a un psicólogo para evitar que el paro trunque un matrimonio que durante 29 años se había querido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de septiembre de 1993