Un juez suizo ordena la suspensión provisional de la sanción al Marsella

El Olímpico de Marsella, presidido por Bernard Tapie, ha retado a los dos máximos organismos del fútbol mundial, la FIFA y la UEFA, en un contencioso jurídico que no tiene precedentes. La fuerza del club francés radica en la resolución tomada ayer por el juez suizo Jürg Hug, quien ordenó suspender provisionalmente la sanción que le impuso la UEFA excluyéndole esta temporada de la Copa de Europa, de la que es el campeón vigente. Como sus estatutos estipulan que ni los clubes ni los deportistas pueden recurrir a los tribunales ordinarios de justicia, la FIFA no sólo amenaza al Marsella con echarle de todas las competiciones, sino también a la Federación Francesa con una suspensión por no haber conseguido que Tapie retirara la demanda presentada en un juzgado de Berna contra la UEFA.

El anuncio de la resolución judicial que ha admitido el recurso presentado por el Olímpico fue realizado ayer por Rof Steinegger, abogado del club francés. Según el letrado, la medida es provisional porque el informe tendrá que ser examinado a fondo, pero en teoría, mientras el tribunal de Berna no emita una sentencia en firme, el equipo de Tapie podría disputar la Copa de Europa, en la que la Federación Francesa le había sustituido con el Mónaco. El asunto afectaría, de rebote al Tenerife, al que se le ha asignado por rival en la Copa de la UEFA el Auxerre en vez del conjunto monegasco como marcó en su día el sorteo.Un portavoz de la FIFA manifestó ayer a EL PAÍS desconocer todavía la resolución judicial: "Nosotros no tenemos ningún comunicado al respecto. Por el momento, es la UEFA la que lleva el caso. Pero, si se confirmara esa decisión, está claro que el Marsella y la Federación Francesa violan nuestros estatutos, que establecen claramente que las disputas deben ser reguladas por los tribunales estrictamente futbolísticos. El riesgo de suspensión que corre esa Federación es muy grande". Hoy habrá una reunión en Zúrich de la FIFA con la Federación Francesa. Ésta también está presionada por la FIFA para emitir su veredicto sobre el club de Tapie antes del día 23 y sin esperar a que los procesos en curso esclarezcan el caso del presunto soborno a varios jugadores del Valenciennes.

Los abogados que defienden al Marsella consideran que la UEFA es un persona jurídica de derecho en Suiza y que, por tanto, debe responder ante la justicia de ese país. La demanda presentada, que, en realidad, es doble -del club y sus jugadores-, se basa en el perjuicio material sufrido por el Marsella y su plantilla, que se estima superior a los 9.000 millones de pesetas.

Tapie acogió con satisfacción la noticia, aunque no se mostró excesivamente optimista: "No quiero caer en ningún triunfalismo. Mi único deseo es que se respeten los derechos de la defensa y no tengo ninguna intención de entrar en conflicto con las autoridades del fútbol internacional. Para no complicar más las cosas, tampoco me voy a desplazar a Berna".

El dirigente del Marsella anunció que no piensa renunciar a su cargo "pase lo pase". Asimismo, explicó que, por ahora, también desea mantener a los actuales jugadores y no traspasarlos. "En contra de los rumores, el Marsella debe conservar su patrimonio", dijo.

Tapie se entrevistó ayer con diversas personalidades de Marsella con el fin de estudiar fórmulas de supervivencia del club en el supuesto de que la sanción se confirme.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción