"No hay que tener en cuenta el pasado", afirma el juez que ha dado el permiso al 'ultra' Hellín

"El pasado anterior, de haberse fugado al Paraguay, no hay que tenerlo en cuenta", dijo ayer el juez de vigilancia penitenciaria de Málaga, Pedro Díaz Calero, que ha concedido un controvertido permiso de siete días al ultra Emilio Hellín. Este juez asegura, sin embargo, que las dos anteriores evasiones de este recluso, condenado a 43 años por el asesinato de Yolanda González en 1980, no figuraban en el expediente, hecho que cuestionan fuentes penitenciarias. El recluso salió a mediodía de prisión, y trató de ocultar su identidad ante los periodistas congregados ante la cárcel.

Pedro Díaz admitió ayer a la cadena SER que la concesión del permiso a Hellín iba a generar polémica "porque es un ultra con una condena grave y que llama la atención".El titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Málaga, con jurisdicción sobre la cárcel de Jaén, justificó así su decisión: "Como es lógico se ha tenido en cuenta el cumplimiento de los requisitos legales en la actualidad. Ha informado favorablemente el fiscal la concesión del permiso, y además ha cumplido la cuarta parte de la condena y el centro penitenciario ha dado también informes de buena conducta. Estos requisitos concurren ahora y el pasado anterior, de haberse fugado al Paraguay, no hay que tenerlo en cuenta".

Díaz Calero señala que no teme que el interno se fugue aprovechando sus días de libertad: "No lo creo, le reitero que observa buena conducta y si la Dirección General de Instituciones Penitenciarias tiene otro criterio va en contra de la Junta de Régimen y Tratamiento del Centro Penitenciario, que además han coincidido en su informe favorable con el del Fiscal". El juez afirmó ayer a este periódico que en el expediente del recluso sólo consta la evasión que protagonizó a Paraguay en 1980, no así los intentos de fuga de las cárceles.

No pecará

"La evasión a Paraguay fue hace 13 años [ocurrió hace seis años, y ahora se cumplen tres años de su extradición], tampoco se puede decir que porque una vez pecó vaya a pecar siempre", argumenta Díaz Calero, que estimó que este precedente no ha sido suficiente para denegar el permiso. "Hay un criterio de la Junta de Tratamiento y de la Junta de Régimen que estiman que el interno ha evolucionado favorablemente y no existe riesgo de evasión".El magistrado opina que Hellín cumple una condena de 30 años, de la que agotará las tres cuartas partes que le permitirá salir en libertad condicional "en septiembre u octubre del año que viene". "Sería absurdo que faltando un año para cumplir la condena no regrese del permiso y quebrante su condena, que entonces sí tendría que cumplir íntegramente", agregó.

La salida del recluso de la cárcel de Jaén 2 se produjo a las 12.27. Hellín Moro negó su identidad a la salida de la cárcel. "No soy Hellín" dijo mientras caminaba en dirección a un Seat Málaga negro, matrícula de Burgos, estacionado a escasos metros de la salida de la prisión de Jaén. El recluso, con perilla canosa y amplias entradas en las sienes, vestía pantalón claro, camisa verde y llevaba gafas graduadas. Pasó ante el control de entrada rápidamente, entregó el documento de permiso sin detenerse ante los funcionarios y con gesto grave, se negó a hacer declaraciones a los periodistas.

En el vehículo esperaban dos hombres que mantuvieron el automóvil en marcha y aceleraron apenas Hellín se introdujo en el coche. Su vuelta está prevista para el día 10. El permiso de salida le ha sido concedido por el juez de Vigilancia Penitenciaria en atención a un recurso interpuesto por el recluso, ya que la autorización le fue vetada por la dirección de Instituciones Penitenciarias, que catalogó a Hellín bajo la denominación de "riesgo máximo" de fuga.

El director de cárcel de Jaén, Juan Pedro Puerto, confirmó ayer que la Junta de Régimen y Administración del centro había elevado a la Secretaría General la negativa de concesión de la autorización, pese a que la Junta de Tratamiento de Jaén 2 (la primera que estudia el posible permiso) había dado el visto bueno por unanimidad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS