Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mejora uno de los heridos de los atentados del lunes que se encontraba muy grave

El pronóstico de Carmen Redondo Prado, de 28 años, herida en uno de los dos recientes atentados de ETA en Madrid, pasó ayer de "muy gravey" a "grave", según el parte médico facilitado en el hospital Gregorio Marañón. Los otros siete heridos que permanecían ingresados en tres centros sanitarios evolucionaban favorablemente.

Carmen Redondo, que continuaba ingresada en la unidad de reanimación, evolucionaba "lenta pero favorablemente de sus lesiones" y su situación era estable. Redondo, aparejadora de profesión, fue herida por el segundo coche bomba de ETA.

Juana del Cañizo, de 8 años, fue trasladada ayer de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital de la Princesa a una sección ordinaria del Gregorio Marañón. En este centro se restablece su hermana María Gabriela, de 15 años, y trabaja el padre de ambas, el doctor Francisco del Cañizo. Las dos hermanas evolucionaban sin problemas.Pancho, como llaman cariñosamente sus compañeros al doctor Cañizo, es jefe del servicio de cirujía de ese hospital. Aunque no ha formado parte de ninguno de los equipos médicos que han atendido a sus hijas, ha seguido en todo momento el desarrollo clínico de las niñas. El lunes afirmó que tenía "el corazón dividido" entre los dos centros donde fueron ingresadas sus hijas.

También en el Gregorio Marañón, Luis Gabarda, de 8 años, se reponía con normalidad de sus heridas. Gabarda, como las hermanas Del Cañizo, fue alcanzado por la explosión de los más de 40 kilos de amosal cuando esperaba el autocar de su colegio.

Los tres niños, que cursan estudios en el Instituto Británico, han recibido dibujos y poemas de sus compañeros de clase. Cuando los etarras hicieron estallar el coche bomba, el autocar se hallaba a 10 metros del lugar del siniestro.

El diplomático Miguel Albero, de 26, se restablecía sin complicaciones de sus lesiones. Albero fue alcanzado por el segundo de los artefactos que ETA hizo estallar en Madrid.

Fernando Flórez, de 39 años, herido en el atentado de la glorieta de López Hoyos, ha sido trasladado a una unidad de hospitalización normal y evoluciona favorablemente en el sanatorio San Francisco de Asís.

Matilde Cuellas, de 49 años, se restablecía satisfactoriamente en ese mismo centro y en el transcurso de la mañana de ayer abandonó la UCI.

María Antonio Mezquita, de 19 años, era la única víctima de los dos atentados que continuaba ingresada ayer en el hospital de la Princesa. Mezquita fue herida por el primero de los coches bomba, cuando acompañaba a Luis Gabarda a la parada del autobús escolar. Su estado de salud permanecía estable y no presentaba complicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de junio de 1993