Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ministerio de Economía autoriza a operar en España a Halifax, la primera sociedad hipotecaria del mundo

El Ministerio de Economía y Hacienda firmó el pasado 11 de junio la autorización para que Halifax, la primera sociedad hipotecaria del mundo por volumen de créditos concedidos, opere en España bajo el nombre de Banco Halifax Hispania. La autorización de Economía ha estado precedida del informe favorable del Banco de España, según confirmaron fuentes de la Administración.De momento, Banco Halifax Hispania contará con una oficina, que estará situada en la calle de Serrano de Madrid y tendrá un capital inicial de unos 5.200 millones de pesetas. El presidente de la entidad será Michael Ellis, que actualmente desempeña el cargo de director general de tesorería y de operaciones en Europa de Halifax Building Society. No obstante, el día a día de la actividad de la entidad financiera recaerá sobre un director general español, procedente de unos de los grandes bancos.

La estrategia de Halifax en España será operar como una entidad de ahorro en primera instancia para, después, entrar de lleno en su actividad tradicional, la de los préstamos hipotecarios. La próxima aparición en el mercado español de Halifax se produce en un momento especialmente trascendente, puesto que la práctica totalidad de los bancos han entrado en una fuerte batalla por el segmento de los préstamos hipotecarios.

Los préstamos hipotecarios brutos de Halifax durante 1992 ascendieron a casi 1,5 billones de pesetas, en tanto que los netos se situaron en medio billón. Ello supone controlar aproximadamente el 18% del mercado de préstamos hipotecarios del Reino Unido.

El saldo vivo fue de poco más de medio billón de pesetas, en tanto que el activo total de la entidad rondaba a finales de 1992 los 11 billones de pesetas. Los beneficios alcanzaron los 118.320 millones de pesetas. El pasado 20 de enero, la agencia de calificación internacional Moody's concedió un Aal para su deuda a largo plazo. Las emisiones de deuda subordinada tienen una calificación Aa3, mientras que la de las cuotas participativas está fijada en A1.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de junio de 1993