Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
6 DE JUNIO, ELECCIONES LEGISLATIVAS

Aznar reclama en Murcia la herencia de UCD y su papel en la transición a la democracia

VICTORINO RUIZ DE AZÚA, Unas 15.000 personas aclamaron ayer en la plaza de toros de Murcia a José María Aznar, que reivindicó para el Partido Popular (PP) la herencia histórica de la UCD y su papel determinante en la transición pacífica a la democracia. El gesto fue avalado por el ex ministro de Asuntos Exteriores y ponente constitucional en representación del partido centrista José Pedro Pérez Llorca, que se incorporó a la precampaña electoral y siguió el mitin desde la primera fila, entre la esposa de Aznar, Ana Botella, y el primer candidato al Congreso por la provincia, Luis Gámir, también ex ministro de UCD.

La reivindicación de la herencia centrista por parte de Aznar coincide con la realizada en Zamora por el secretario general del PSOE, Felipe González, que re clamó para sí el papel de continuador de la tarea modernizadora y de progreso de Adolfo Suárez.Aznar elevó el tono de sus ataques al Gobierno, al partido socialista y a González, al que hasta ahora había evitado citar expresamente, ante más de 15.000 personas enfervorizadas que llenaron la plaza de toros -la segunda en aforo de España, detrás de Las Ventas, de Madrid-, en el mayor acto de ma sas en que ha participado desde que se inició la precampaña.

El candidato de los populares fue un poco más allá de lo que en él ha sido habitual durante los últimos meses y presentó su formación política como una opción "centrista", además de "centrada", término que ha empleado habitualmente. El proyecto del PP, señaló, tiene un propósito "centrado y reformista, centrista y reformador", antes de asegurar que en él "está la herencia histórica de un grupo de españoles que supo dar el empuje definitivo a la transición democrática, construir una convivencia en paz para todos, hacer la Constitución y poner las base del futuro que luego hemos vivido todos juntos".

A petición del orador, el público ovacionó a Pérez Llorca que se levantó y correspondió saludando con ambas manos, mientras Aznar expresaba su reconocimiento a personas "que dijeron mucho en esa etapa de transición a las libertades y de trabajo constitucional, y que todavía, aunque a veces sean más tímidas de la cuenta, tienen mucho que decir". Todas esas características, agregó, las reúne Pérez Llorca, "centrista de los pies a la cabeza, uno de los nuestros, que está apoyando al PP". Aznar moduló ayer los mensajes en un doble sentido: reafirmar la moral de victoria, insistiendo en un cúmulo de razones por las que el PP va a ganar las elecciones, y dirigir sus ataques de forma más clara hacia Felipe González, al que, desde la disolución anticipada de las Cámaras ha evitado citar con nombre y apellido.

Las acusaciones más duras y las referencias explícitas a Baltasar Garzón, pese a todo, quedan para los teloneros, como ayer Federico Trillo, que acusó al juez de la Audiencia Nacional en excedencia de sumarse a las candidaturas socialistas para tapar escándalos como el de Casa Grande, que motivó la dimisión en fecha reciente del presidente de la Comunidad de Murcia, y "defenderles de la porquería".

Frente al aislamiento de la realidad de que acusa a González, Aznar hizo un llamamiento a sus seguidores para que no le dejen encerrarse en La Moncloa. "No me permitáis jamás ser un gobernante encerrado y bunquerizado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de mayo de 1993

Más información

  • El ex ministro José Pedro Pérez Llorca se une a la precampaña del PP