Aznar replica al manifiesto electoral del PSOE prometiendo medidas de austeridad y transparencia

José María Aznar reaccionó ayer a la publicación del manifiesto electoral socialista asegurando que el PSOE ofrece "más de lo mismo, más paro y más corrupción", durante el primer mitin celebrado en la Comunidad de Madrid. Ante unas 3.000 personas que llenaban las gradas y la pista del polideportivo de Torrelodones -donde fue presentado como "José María García"-, el candidato del PP a La Moncloa anunció cinco medidas de gobierno que incluyen un plan de austeridad de las administraciones, un inventario completo de los recursos del Estado y la publicidad del coste real de los servicios públicos que se prestan a los ciudadanos.

Las cinco propuestas de Aznar comienzan con un plan completo de austeridad y ahorro en las administraciones del Estado, al que serán invitados a sumarse comunidades autónomas y, ayuntamientos.Su aplicación permitirá dejar de gastar "decenas de miles de millones de pesetas", según el candidato popular, e incluirá reducciones en todos los órdenes del gasto corriente, "el que no proporciona ni mejor educación ni mejor asistencia sanitaria". Otros dos compromisos son la aplicación de un código ético a los altos cargos de la Administración pública y un relanzamiento de la carrera profesional de los funcionarios.

En el terreno de la transparencia, Aznar se comprometió a realizar un plan de saneamiento basado en un detallado inventario de los recursos públicos, que será dado a conocer.

"Asumiremos la realidad como es", indicó, "pero también diremos la verdad sobre la situación a los españoles". La última medida es la publicidad del coste real de cada servicio que se presta al ciudadano desde el sector público -como el coste real de una intervención quirúrgica, porque "el contribuyente tiene derecho a conocer el destino real de su dinero".

Reparto de los ministerios

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Aznar subrayó que el PP no realizará ningún anuncio durante la campaña electoral ni sobre su equipo de gobierno ni "sobre el reparto de los ministerios", porque los problemas de la corrupción y el desempleo "no se arreglan con un par de fichajes". No obstante, como viene haciendo desde el adelanto de las elecciones, dio a entender a sus seguidores que en un hipotético Ejecutivo bajo su presidencia habrá independientes, a los que se llamará por su competencia y sin pedirles el carné del partidos.

El presidente del PP atacó reiteradamente las declaraciones de Felipe González en la primera entrevista que ha concedido desde el 12 de abril cuando anunció la disolución de las cámaras. Le acusé de dividir a los españoles al apelar para que le crean los hombres de buena fe, "como si los que no le creen no la tuvieran", y de pedir excusas "como si nos hubiera dado un simple pisotón" para eludir sus responsabilidades en casos como Filesa y KIO y en el crecimiento del desempleo hasta tres millones de parados.

Luego ironizó sobre algunas propuestas del manifiesto electoral socialista como el aumento de la estabilidad en el empleo, cuando son las medidas del PSOE de 1984, según Aznar, las que han provocado que el 40% de los contratos sean temporales. La oferta de un impulso democrático contra la corrupción, ha sido propuesta, según subrayó el candidato de los populares, "por los mismos que primero negaron que existiera la corrupción, luego insultaron a quienes la denunciaban y en todo caso se han negado asumir una sola responsabilidad".

El ex portavoz del Grupo Popular en el Congreso y número dos de la lista por Madrid, Rodrigo Rato, situó el debate preelectoral entre los que han gobernado a base de simulación y aquellos otros que son sinceros ante los ciudadanos.

Rato se preguntó qué hubiera pasado si tras la entrevista a González en la cadena privada de televisión le hubieran aplicado la máquina de la verdad. "Hubieran saltado todos los fusibles", aseguró entre los aplausos y el regocijo del público.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS