Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ATLETISMO / COPA DEL MUNDO DE MARCHA

El 'Dream team' español no es favorito

Nueve meses después de que Daniel Plaza se proclamara campeón olímpico y Valentín Massana fuera descalificado cuando se disponía a ser el subcampeón, ambos atletas forman un equipo de ensueño para disputar este fin de semana la Copa del Mundo en Monterrey (México). España, sin embargo, no es favorita en una competición que nunca ha ganado. Al dream team le falta Miguel Ángel Prieto, lesionado, que era el tercer hombre que garantizaba una buena posición. Sobre Fernando Vázquez o Rafael Martín recae la responsabilidad de sumar los puntos necesarios que permitan subir al podio en 20 kilómetros.

Si aún así se pudiera conseguir el triunfo por equipos en esta distancia, la victoria general, computando también los 50 kilómetros, está fuera del alcance español. De entre los seleccionados -Josep y Andrés Marín, Jaime Barroso, Basilio Labrador y Jesús Ángel García- puntuarán los tres mejores clasificados y ninguno de ellos tiene garantías de estar entre los primeros.

De esta manera, España nunca ha logrado hacer coincidir las generaciones de sus mejores marchadores. Si años atrás fueron Marín y Llopart quienes mandaban en los 50 kilómetros, ahora lo son Plaza y Massana en los 20. Para conseguir la Copa del Mundo es necesario dominar en las dos distancias. Hasta la fecha los equipos de México, Italia, Francia y los desaparecidos de la Unión Soviética y la República Democrática Alemana eran los más completos. España, sólo cuarta potencia en discordia.

Por lo que respecta el equipo femenino español, que está formado por Mari Cruz Díaz, Reyes Sobrino, Emilia Cano y Olga Sánchez, tampoco tiene demasiadas posibilidades de éxito, después de que fueran subcampeonas en 1987. Desde entonces su progresión se ha detenido.

Josep Marín, que es, al mismo tiempo que atleta, también el seleccionador, no contempla el triunfo individual de algún español, como él mismo en 1985.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de abril de 1993