Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un preso de Carabanchel al caer desde una tercera planta

La Secretaría de Estado de Asuntos Penitenciarios ha abierto una investigación para aclarar la muerte del interno de Carabanchel José D. C., de 54 años, que falleció el pasado domingo tras caer al vacío desde la tercera planta de la séptima galería (unos diez metros de altura).La investigación se debe a que, antes de morir, el interno dijo al médico que le atendía que no se trataba de un suicidio, sino que le habían arrojado desde la tercera planta. Ante la eventualidad de que pudiera tratarse de un ajuste de cuentas, Asuntos Penitenciarios optó por interrogar a sus compañeros y a los funcionarios que había ese día en la galería.

El resultado de la investigación revela que el interno, casado y padre de dos hijos, se quitó la vida voluntariamente, según indicaron ayer fuentes de Asuntos Penitenciarios. "Es verdad que comentó al médico que lo habían tirado, pero después ha quedado claro que no, que se lanzó él; incluso un funcionario ha dicho que presenció el suceso y que nadie le empujó. Siempre que se produce una muerte violenta se abre una investigación", agregaron.

La caída del preso se produjo sobre la una de la tarde. José D. C., pese a la gran altura, no murió en el acto. Fue conducido en una camilla al Hospital General Penitenciario, y desde ahí, al Gregorio Marañón, donde falleció horas después, víctima de múltiples traumatismos. "Parece que cayó de costado; por eso logró sobrevivir algunas horas" indicaron en la tarde de ayer fuentes de la prisión de Carabanchel. Aunque tenía familiares, José D. C. no mantenía contactos con ninguno ellos y mostraba una actitud muy retraída ante sus compañeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de abril de 1993