Circulación lenta en todas las salidas de la ciudad

Decenas de miles de ciudadanos salieron ayer en sus vehículos para disfrutar del primer puente del año, el de san José. Tal y como tenía previsto la Dirección General de Tráfico (DGT), la circulación fue muy intensa desde las tres de tarde de ayer y hasta la medianoche. Y no se libró ninguna de las carreteras de salida de la ciudad.

La primera vía de escape que se colapsó fue la carretera de la Coruña (N-VI). Ya a primeras horas de la tarde la circulación era densa y lenta. También a la hora de la sobremesa estaba congestionado el nudo norte de la vía de circunvalación M-40 y la carretera de Colmenar Viejo (M-607), rutas que conducen hacia las principales concentraciones de segunda residencia de los madrileños, situadas en el arco de la sierra.

Hacia las ocho de la tarde se producían atascos en las carreteras de Extremadura (N-V), de seis kilómetros; en la de Andalucía (N-IV), entre los kilómetros 49 y 54; en la de Valencia (N-III), en la travesía de Arganda del Rey; en la de Barcelona (N-II), en el municipio de Torrejón de Ardoz; en la de Burgos (N-I), de tres kilómetros; la N-VI registraba filas de vehículos parados de hasta siete kilómetros de longitud y, finalmente, había 10 kilómetros de retención en la entrada a Colmenar Viejo desde la M-607. La M-30 sufrió un tráfico lento durante toda la tarde.

Desde el mediodía de ayer y hasta el domingo por la noche se registrará cerca de un millón de movimientos de vehículos por las carreteras madrileñas, según los cálculos de la DGT.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0018, 18 de marzo de 1993.