Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Jugar para ganar

El marcador no fue justo con el Deportivo y resultó benigno para el Barcelona, de acuerdo al desarrollo de un partido marcado por cuatro aspectos. Primero: Los 25 minutos iniciales del Deportivo resultaron extraordinarios. Exhibió un fútbol de repliegue muy intenso, negándole espacios al contrario, y unas salidas en ataque valientes y agresivas. Zubizarreta estuvo entonces decisivo. Segundo: El equipo de Arsenio utilizó su banda derecha como salida para romper el encuentro. Aldana, Rekarte y Mariano encontraron un carril huérfano de zagueros dada la vocación atacante de Laudrup y la soledad de Goikoetxea. El Barcelona acabaría corrigiendo su descompensación llevando a Eusebio al flanco izquierdo de su defensa. Tercero: Los goles. El Barça, un equipo de toque, halló el primer gol en un zapatazo de Goikoetxea -antes sólo Begiristam amenazó a Liaño- y se encontró con un segundo propiciado por un error arbitral que, además, se vio acompañado de la expulsión de Rekarte. Cuarto: El Barça, con uno más, se adueñó del choque. Jugó más tranquilo y mejor, posicionalmente mientras el Deportivo exhibía una valentía y espíritu encomiables. Los gallegos no jugaron para perder, como tampoco lo hicieron en Madrid, y ayer se llevaron tres goles -tampoco hubo penalti en el tercero-. Los dos jugaron para ganar, pero el Depor volvió a perder. El fútbol no ha sido justo con el Deportivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 1993