Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces cuestionan la capacidad de Yeltsin para cancelar el plebiscito en Rusia

El presidente del Tribunal Constitucional, Valeri Zorkin, opinó ayer, en vísperas de la reunión conciliadora entre el líder ruso, Borís Yeltsin, y el jefe del Parlamento, Ruslán Jasbulátov, que el plebiscito fijado para el 11 de abril en Rusia puede ser aplazado sólo por una decisión del Congreso de los Diputados.Zorkin defendió ayer en sus declaraciones al conservador Congreso de los Diputados, el macroparlamento que según la Constitución vigente es el máximo órgano de poder en Rusia.

"A juzgar por lo que dicen", manifestó Zorkin, "el Congreso de los Diputados es un monstruo, mientras que los otros son ideales". Él, lejos de sustentar semejante opinión, confía en que los miembros del Congreso comprendan la difícil situación del país y favorezcan la estabilidad política.

El presidente del Constitucional también dijo ser partidario de elecciones simultáneas de presidente y diputados, aunque no anticipadas. Sin embargo, para que sean simultáneas, necesariamente las de presidente tienen que ser anticipadas, pues el mandato de Yeltsin termina en 1996, y el de los parlamentarios en 1995. Cuando se le llamó la atención sobre este hecho, Zorkin dijo que se podía llegar a un' compromiso, por ejemplo prolongando por seis meses los mandatos de los diputados y acortando en otros tantos el de Yeltsin.

La posición del Constitucional -Zorkin apareció en la conferencia de prensa acompañado por tres altos jueces e insistió en que sus declaraciones no eran las suyas personales, sino las del Tribunal como órgano colectivo- objetivamente favorece a Jasbulátov, quien queda reforzado por la perspectiva de que se reúna el macroparlamento.

Conversaciones difíciles

En estas condiciones, las conversaciones entre Yeltsin y Jasbulátov, que deben comenzar hoy en la tarde con la partipación de Zorkin, prometen ser difíciles para el presidente. Es muy dudoso que Yeltsin pueda aceptar la idea de convocar al Congreso de los Diputados, pues nadie le asegura que el macroparlamento se limitará simplemente a aplazar o anular el plebiscito de abril.Como máximo órgano de poder, el Congreso tiene facultades para tratar cualquier asunto e incluso para modificar la Constitución. Puede, por ejemplo, aplicar las ideas de Jasbulátov y recortar los poderes presidenciales para convertir a Yeltsin en una figura meramente decorativa. Es decir, puede dar un golpe de Estado constitucional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 1993