NECROLÓGICAS

En la muerte de Curro Mairena

Hace unos días falleció en Mairena del Alcor (Sevilla) Curro Mairena, hermano de los cantaores Antonio y Manuel, y él mismo cantaor. Francisco Cruz García habría cumplido 79 años el próximo 1 de febrero.Los Cruz Garcia son gitanos pertenecientes a un linaje fragüero que se asentó en Mairena del Alcor hace más de dos siglos, en los tiempos de Carlos III. Antonio, el hermano mayor, fallecido en 1983, fue no sólo el rector artístico de la familia, sino uno de los más grandes cantaores flamencos de todos los tiempos. Curro fue también un excelente cantaor, pero nunca se dedicó profesionalmente al arte. Trabajó en la fragua paterna, y sólo cumplido ya el medio siglo de vida actuó algo en público, de la mano de su hermano Antonio, principalmente en los festivales veraniegos. Destacó sobre todo en el cante por seguiriyas, que algunos críticos y aficionados valoraron más que el del propio Antonio.

Curro Mairena estaba convencido de que las familias gitanas del cante habían sido fundamentales en la conservación y transmisión de lo jondo. "Hay que tener una herencia en la sangre pa ser puro", decía, añorando los tiempos pasados en que él pudo oir cantar a gente como Pastora y Tomás Pavón, Joaquín el de la Paula, Juan Talega, Manolito el de María y tantos otros. Él llevaba años sin poder cantar, semiparalizado en una silla de ruedas. Con su muerte desaparece no sólo quien fuera un gran cantaor, sino también un hombre fundamentalmente bueno. Cuantos le conocieron, le respetaron y consideraron profundamente. Ahora sólo queda Manuel Mairena como depositario del arte de una casa cantaora que dio prestigio y gloria al cante jondo. Él y sus hermanas reciben testimonios de sentimiento y afecto por esta pérdida, a los que sinceramente unimos el nuestro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de enero de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50