Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Núñez quiere seguir cinco años más en el Barça

Josep Lluís Núñez, presidente del Barcelona, anunció ayer de manera oficial su intención de presentarse a las elecciones del club azulgrana, que están convocadas para el día 13 de febrero. Núñez rectifica sus intenciones de no seguir en el cargo, que hizo públicas en vísperas de la final de la Copa de Europa. Por el momento, ningún otro socio del Barça ha manifestado su deseo de disputarle la presidencia, aunque Jaume Llauradó, líder del Fórum Samitier -colectivo de oposición- medita la posibilidad de hacerlo.

Núñez necesita simplemente 2.781 firmas para ser proclamado candidato, mientras que Llauradó requiere el mismo número de firmas y un aval bancario de algo más de 1.000 millones de pesetas -el 15% del presupuesto del club-, según determina la ley del Deporte.Núñez llevaba varios meses dudando sobre la conveniencia de seguir presidiendo la primera entidad deportiva de Cataluña, cargo al que accedió en el año 1978. Cuando ya tenía tomada la decisión, dudaba en la forma de anunciarla. Necesitaba legitimar ante los socios, a quienes había bombardeado con mensajes subliminales, su cambio de actitud. Por fin, lo hizo de la forma más sencilla, en la tradicional comida navideña con los medios de comunicación, que incluso habían cruzado apuestas sobre el contenido del discurso presidencial.

"Hay elecciones convocadas y yo me presento. El socio puede optar por el presidente que crea más oportuno y mis palabras son sinceras. Reconozco que era difícil mantener lo que dije en su día y también dificil ir en contra. El futuro ya no depende de mí y el socio sabrá lo que más le conviene". Lo soltó de un tirón, después de haberse ausentado de la mesa para ir a los servicios, entre la expectación general.

Posteriormente, ya más calmado, comenzó a desgranar su programa, a pesar de no haberse abierto todavía el programa electoral. "El Barcelona está en una situación óptima y brillante, pere sería un error vivir del pasado. Tiene que iniciar una nueva etapa, porque el mundo del fútbol está cambiando con la llegada de las sociedades anónimas. No obstante, jamás ha de perder su identidad".

Para el futuro candidato a la presidencia del Barça -nadie duda de que obtendrá las firmas necesarias e incluso todo el mundo da por hecho de que será reelegido- la forma de combatir las sociedades anónimas es crear una fundación, ampliar el patrimonio construyendo una ciudad deportiva en la localidad barcelonesa de Sant Joan Despí y edificar una residencia de estudiantes cercana al Camp Nou, en estrecha colaboración con la Universidad de Barcelona.

Núñez concede una importancia capital a los temas urbanísticos y también al fomento de la asistencia de los jóvenes al Camp Nou por considerar que el fútbol está viviendo una crisis de aficionados. Obsesionado siempre por el tema del dinero, el dirigente azulgrana anunció que su equipo de trabajo intentará generar nuevas fuentes de ingresos. "Siempre hemos sido rigurosos en los temas económicos, pero todavía lo hemos de ser más. Hay que explotar nuestro patrimonio al máximo y nos debe servir como experiencia todo lo realizado durante los Juegos Olímpicos. Es decir, que hemos de rentabilizar nuestras instalaciones".

Mucho más distendido que al comienzo de su parlamento, Núñez incluso se permitió algunas ironías con sus comensales. "SI salgo elegido, no va a variar mi forma de dirigir el club porque las personas no pueden cambiar. La verdad es que después de analizar en profundidad los 14 años de mandato, a pesar de los problemas y los sinsabores, me lo he pasado muy bien. Por primera vez tengo las cosas muy claras. No tengo dudas y la decisión que he tomado la he compartido con la familia y los amigos".

Núñez incluso agradeció a los periodistas el papel que han jugado en su formación como dirigente. "Reconozco que al principio no sabía comunicarme y tampoco aceptaba las críticas. Puedo asegurar que los periodistas me han enseñado y formado. También puedo presumir de que tengo pocos enemigos".

Asimismo, aseguró que su decisión de presentarse a la reelección no obedecía a un posible pacto con el técnico Johan Cruyff para la prolongación de su contrato dos años más. "Con Cruyff han existido diferencias mínimas que han creado confusión en el entorno del club. A partir de ahora, seguiremos en la misma línea de trabajo. Quiero estar informado de todos los temas deportivos y nos reuniremos cada semana. También deseo que las secciones del club sigan siendo competitivas".

Si Núñez es reelegido, su mandato presidencial sería de cinco años, según los nuevos estatutos del club aprobados por la Generalitat de Cataluña, lo que constituiría todo un récord.

La continuidad de los miembros de su actual junta directiva no está garantizada, puesto que Núñez desea realizar algunas modificaciones incorporando a hombres que en su día fueron su oposición, como es el caso de Evarist Murtra. Otra posible incorporación es la de Félix Millet, presidente del Orfeó Catalá, y las de los políticos Jaume Sobrequés -socialista- y Josep Caminal, secretario de organización de Convergéncia i Unió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de diciembre de 1992

Más información

  • El dirigente azulgrana anuncia que se presenta a las elecciones