Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquí para todos menos los homosexuales

El turismo de invierno en Colorado se resiente con la derogación de las leyes antidiscriminación

Terry White, trabajador de una compañía de autobuses, recuerda muy bien el día de la votación. Estaba en un bar de homosexuales cuando oyó la noticia. Resultó que en el país de la libertad ya no estaba protegido contra la discriminación. Se echó a llorar. Este hombre de cuarenta y pocos años y hablar suave es uno más entre un pequeño grupo de hombres homosexuales que viven en la estación de esquí de las Montañas Rocosas de Aspen (Colorado). Hasta hace poco, estaban fuera de la atención general, cómodamente apartados de los prejuicios que afligen a la mayor parte de la Norteamérica urbana.Pero todo ha cambiado. La causa fue el resultado del referéndum celebrado en Colorado para reformar la Constitución del Estado, que anulaba todas las leyes que prohibían la discriminación contra los homosexuales. Ahora, si un homosexual es desahuciado por un casero por su orientación sexual, los tribunales no ofrecen una protección específica.

"Simplemente, no estamos acostumbrados a todo esto", dice White. Él y sus amigos se encuentran, al frente de una campaña para derogar la nueva ley. VVhite no fue el único que vio su mundo patas arriba. La reforma ha causado una confusión total en Hollywood, cuyas estrellas han utilizado Aspen como un retiro exclusivo y estaban a punto de llegar para sus vacaciones de invierno. Los nombres de los habituales parecen la lista de invitados de la noche de los oscars: Jack Nicholson, Goldie Hawn, Ringo Starr, Ruper Murdoch, Martina Navratilova, Chris Evert y otros.

Pero las estrellas están divididas. ¿Deben ser políticamente correctos y mantenerse al margen, o ponerse a la cabeza? Barbra Streisand se ha convertido en la abogada más destacada del boicoteo. Martina Navratilova ha anunciado que abandonará Colorado si no se deroga la ley. Pero se ha dado un extraño silencio por parte de muchas de las voces más estridentes de la industria.

El interés propio es, por supuesto, un factor. Pero también hay que decir que no se puede culpar a Aspen de lo ocurrido. La enmienda se aprobó gracias alapoyo del sur de Colorado. Aspen y las ciudades de Boulder y Denver tienen leyes locales específicas contra la discriminación, y votaron claramente contra la medida.

Por ahora, los operadores turísticos sólo han tenido unas cuantas cancelaciones, pero no hay dudas sobre su preocupación. En Denver, los hombres de negocios temen que el Estado de la montaña esté a punto de sufrir el mismo destino que Arizona cuando se negó a reconocer el Día de Martin Luther King como festivo. Los votantes sólo capitularon tras perder Arizona negocios por valor de 200 millones de dólares. Por lo pronto, varias organizaciones han descartado la celebración de convenciones y una compañía de cine ha anunciado que Colorado ha sido eliminado de la lista de localizaciones para grandes producciones. Colorado ha perdido potenciales negocios estimados en 10 millones de dólares, y puede perder mucho más. "Habrá que hacer algo y pronto", dice un restaurador de Denver. "No permita que le digan que no tiene importancia. Puede matarnos".

Coppyright The Independent / EL PAÍS

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de diciembre de 1992