TENIS / FINAL DE LA COPA DAVIS

McEnroe y su divorcio desplazan el interés del Estados Unidos-Suiza

Los insistentes rumores sobre el divorcio de la pareja John McEnroe Tatum O'Neal han desplazado el interés de la final de la Copa Davis, que comienza hoy en Fort Worth (Tejas, EE UU). Estados Unidos disputará su tercera final consecutiva de la competición tenística que ganó en 1990 por última vez. Los norteamericanos, que perdieron el año pasado ante Francia, parten como favoritos. Suiza, con Marc Rosset y Jakob Filasek, sólo tiene la potencia y la fuerza mental de los jugadores. Tom Gorman, capitán estadounidense, ha seleccionadu a Jim. Courier, Pete Sampras, Andre Agassi y John McEnroe.

John McEnroe no quiso acudir a la primera conferencia de prensa del, equipo americano de Copa Davis, en Fort Worth, donde prepara la final que le enfrentará a Suiza. "Hay razones personales que respetamos para no estar aquí", dijo Tom Gorman, el capitán. "John no quiere responder sobre cuestiones que no son meramente deportivas".McEnroe parecía bastante perturbado por la situación personal que está atravesando, y reconoció el martes que existen problemas entre él y Tatum O'Neal. "Aunque, por respeto a mis hijos intentaré que estos problemas no desborden el ámbito puramente familiar", comentó. Este hecho ha desplazado gran parte del interés de la propia competición, en los días previos a la final, en la prensa americana. Y ha obligado a que Tom Gorman tomara la decisión de realizar los entrenamientos a puerta cerrada, sin la presencia de los medios de comunicación.

El capitán, no obstante, no se mostró preocupado por todo ello. "John sabe que está aquí para jugar la Copa Davis y él conoce hasta donde puede afectarle este asunto". Para todo el mundo parece claro que la incidencia de MeEnroe en el desarrollo de la eliminatoria va a limitarse al doble.

La cuestión fundamental no es otra que la fuerza mental que sean capaces de desplegar en los encuentros sus protagonistas. Estados Unidos tiene unos avales impresionantes: Jim Courier (número uno del mundo), Pete Sampras (3) y Andre Agassi (9). Marc Rosset (35) y Jakob Hlasek (36) están muy por debajo de John McEnroe (20) en la clasificación de la ATP.

Eso lo saben muy bien los estadounidenses, que perdieron en Lyón la final del año pasado ante una Francia que partía como víctima. Esta vez no quieren sorpresas. El pasado domingo se concentraron en Fort Worth y el lunes comenzaron los entrenamientos. "La Copa Davis es absolutamente distinta al Open USA o Wimbledon", dijo Pete Sampras que perdió sus dos índividuales en la final de Lyón, donde debutó en esta competición. "La presión es distinta. Estás defendiendo a tu país y eso puede acabar con tus nervios".

El análisis de Andre Agassi es bastante distinto. "Voy a ser honesto: no puedo imaginarme a Jim Courier, el número uno del mundo, perdiendo con Rosset o Hlasek. Tenemos mucha confianza en la victoria y la cuestión es no perderla durante los encuentros".

Encontrar a Suiza en la final de la Copa Davis constituye una auténtica sorpresa. Los helvéticos, que nunca habían alcanzado las últimas rondas de este mundial por equipos, han logrado meterse en la final contando con dos jugadores clasificados por encima de los 30 primeros del" mundo.

Su camino no fue fácil. Eliminaron cómodamente a Holanda en la primera ronda, por 4-1. Todo el mundo pensó que no superarían los cuartos de final que les enfrentaban a Francia. Pero, aunque Rosset y Hlasek perdieron el encuentro de dobles, ganaron tres individuales. En semifinales apearon a Brasil, que había eliminado a España por 5-0. Justo antes de la final, cambiaron el' capitán y nombraron a Dimitri Sturdza.

. Sobre el papel, sus opciones frente a Estados Unidos no existen. Los americanos llevan 29 victorias en la Copa Davis y disputan su final número 57. Suiza, en cambió, accede a su primera final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de diciembre de 1992.

Lo más visto en...

Top 50