El IPC creció un 0,9% en septiembre por el alza en el precio de los alimentos y de los colegios

El índice de precios al consumo (IPC) subió en septiembre un 0,9% debido, fundamentalmente, al importante aumento registrado en los precios de la enseñanza y de los alimentos. Las nueve décimas de subida, una más que en septiembre de 1991, sitúan el índice acumulado de enero a septiembre en el 4,9%, según los datos facilitados ayer por Estadística. Pese al incremento de precios de septiembre, un mes considerado inflacionista, la tasa interanual (de los últimos 12 meses) sólo suma una décima desde agosto y queda en el 5,8%. Los mercados apostaban por un aumento mayor.

Más preocupante, sin embargo, es la evolución de la inflación subyacente -sin alimentos ni energía- que alcanzó el 7,2% tras subir siete décimas el mes pasado, a pesar de que los alimentos es uno de los capítulos que más subieron en septiembre. La marcha de la inflación subyacente es una clara muestra de la dificultad de frenar los precios.El dato de septiembre es, a juicio del ministerio de Economía, bueno. El Gobierno pretende terminar el año con un IPC del 6,4% -frente a la primera previsión del 5%, retocada después por el adelanto de la subida del IVA del 13% al 15%- y esto es "perfectamente viable" con el aumento de los precios de septiembre, según el secretario de Estado de Economía, Pedro Pérez.

Tope máximo

El ministro de Economía, Carlos Solchaga, fue más allá al señalar que ese 6,4% "será seguramente el tope máximo que alcance el IPC". En opinión del ministro, se trata de un máximo porque ahora la inflación acumulada se sitúa en el 4,9%, es decir a un punto y medio de la última previsión y es muy faro que en los tres últimos meses del año los precios crezcan más de medio punto por mes, con lo que sería posible terminar 1992 sin agotar ese 6,4%. Solchaga añadió que la subida de precios de septiembre ha recibido el impacto tanto de un mayor IVA como de la devaluación de la peseta, y ambos efectos se irán diluyendo a lo largo de los próximos meses.

El comunicado hecho público por Economía achaca a "factores estacionales y a la repercusión de los aumentos de la imposición indirecta [el IVA]" el 0,9% de aumento de precios. La interpretación oficial del dato es que este IPC "confirma la moderación de las presiones inflacionistas pues, a pesar del impacto del IVA, su crecimiento sólo fue una décima más elevado que el del mismo mes del año anterior".

La subida del IPC se ha debido, principalmente, al fuerte aumento del apartado cultura, en el que se incluyen las matrículas de los colegios y guarderías y el material escolar. De acuerdo con los datos de Estadística, los precios en educación general básica, BUP y formación profesional han subido por encima del 4%; las publicaciones han subido un 1,2% y el apartado "otros gastos de enseñanza" un 5,1%. Para Economía, la elevada tasa anual de precios del apartado "cultura" -un 8,4%- refleja "la creciente demanda en calidad y cantidad de enseñanza por parte de la sociedad". En septiembre subió un 2%.

Tras los colegios, los alimentos no elaborados han sido el segundo capítulo inflacionista del mes. Lo demuestra el hecho de que la carne de pollo haya subido un 4,6%; los huevos un 3,9%; la carne de oveja un 3,4%; las frutas frescas un 3,7% y las hortalizas frescas un 2,9%. En conjunto, el apartado alimentación registra un aumento de precios desde enero del 3,1%, y del 2,6% de septiembre a septiembre. El pasado mes aumentó un 1,2%.

Por grupos, y septiembre sobre septiembre, los precios que más han subido han sido los cuidados médicos, un 9,5%; la cultura, un 8,4; el transporte, un 7,7%; la vivienda, un 7%; el menaje, un 5,8% y el vestido, un 5,1%.

En los últimos doce meses, sólo tres componentes de la cesta del IPC, los tres del apartado alimentación, han contribuido a moderar el índice general de precios con crecimientos negativos. Éstos han sido: la carne de ave (-2%); la frutas frescas (9%) y la patata y sus preparados (-23,1%).

La subida de precios de septiembre, similar a la del mes anterior, fue recibida en los mercados financieros con cierta sorpresa. Los operadores esperaban un dato mucho más negativo ya que en los últimos días se apostaba por un aumento de la inflación superior incluso a 1,5 puntos.

El aumento de precios de septiembre afectó a todas las comunidades autónomas salvo Canarias, donde los precios disminuyeron un 0, 1 %. Los aumentos más significativos se produjeron en Cataluña, con una subida de precios global del 1,6% y en Madrid, con un 1,2%. En el periodo septiembre 1991-septiembre 1992, las comunidades en las que más han subido los precios son Cataluña y Cantabria, con un 6,6%, seguidas por La Rioja 6,4%; Asturias 6,1% y Aragón 5,9%.

Los sindicatos consideran negativo el 0,9% de inflación. Según UGT, aunque "es un incremento similar al registrado en este mes en años anteriores, se produce en un momento donde el crecimiento económico y la evolución del empleo tiene rasgos muy negativos".

Las centrales reclaman "políticas activas para el relanzamiento de la economía". En opinión de UGT "las medidas antiinflacionistas no han tenido ningún efecto sobre los precios y han provocado un estancamiento económico con la consiguiente pérdida de empleo".

Matices de CEOE

Por su parte, la patronal CEOE, valoró el dato de inflación de septiembre de forma muy matizada. Así, para los empresarios, el aumento de precios del mes pasado "no ha sido especialmente elevado" y sí "moderado".

Sin embargo, el responsable de temas económicos de la CEOE, José Folgado, expresó la preocupación de la patronal "por la evolución de los precios si se tiene en cuenta el coste existente en términos de producción y empleo". CEOE considera que esta relativa contención de la inflación no se ha traducido, hasta la fecha, en contención de costes ni en aumento de producción.

Folgado aprovechó la ocasión para abundar en las críticas a los Presupuestos Generales del Estado para 1993 presentados por el Gobierno que, en su opinión, "no son los más adecuados para lograr un crecimiento mayor y no inflacionista ni desequilibrado [de la economía]". Para ello, pidió "una colaboración de todos los agentes económicos: el empresariado, los trabajadores y el Gobierno en la instrumentación de la política económica".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS