Los 75.000 empleados de Telefónica deciden hoy si aceptan el plan de pensiones que propone la empresa

Los 75.000 trabajadores de la Compañía Telefónica de España decidirán hoy en referéndum si aceptan el plan de pensiones negociado durante dos años -sin que exista un acuerdo formal hasta el momento- entre la dirección de la compañía y los sindicatos CC OO y UGT. El plan de pensiones sometido a votación debe sustituir a la Institución Telefónica de Previsión (ITP), en proceso de liquidación tras ser declarada inviable por la Dirección General de Seguros.

Más información
Cautela sindical

El referéndum convocado por CC OO y UGT -el tercero que se celebra con este motivo- pide el sí o el no a un plan de pensiones que debe complementar las prestaciones del régimen general de la Seguridad Social, en el que los empleados de la Companía Telefónica se integraron el 1 de enero de 1992.En opinión de la compañía, el triunfo del no supondría el fin de toda negociación sobre el plan. En este caso, los empleados sólo recibirían las prestaciones correspondientes de la Seguridad Social y el seguro colectivo vigente en la empresa. Por el contrario, el sí, siempre según la empresa, no obliga a ningún trabajador a aceptar el plan, porque su aceptación es voluntaria.

La Compañía Telefónica garantiza a sus jubilados el cobro de la diferencia entre las prestaciones que satisface la Seguridad Social y la pensión reconocida por la ITP hasta el 31 de diciembre de 1991. No obstante, esa cantidad que aporta Telefónica, a diferencia de la que paga la Seguridad Social, no se revalorizará anualmente. Telefónica asegura que hasta agosto, 8.000jubilados, de un total de 13.000, habían aceptado el plan.

Empleados en activo

Con respecto a los trabajadores activos, la empresa que preside Cándido Velázquez se compromete a reconocer derechos consolidados -por las aportaciones que realizaron a la ITP- por importe de 237.696 millones de pesetas, en función de su salario, de su antigüedad y de su edad. La compañía aportará ese dinero -de forma decreciente- al plan en un plazo de 28 años y a un tipo de interés que oscilará entre el 6,5% y el 6%. Este punto concreto ha desatado la polémica en el seno de UGT, que, hasta ahora, como organización, y al igual que CC OO, venía manteniendo una postura muy cauta con respecto a la consulta, sin definirse claramente por el o el no y dejando en libertad de voto a sus afiliados. A causa de los derechos consolidados, una parte de UGT (concretamente UGT de Telefónica-Madrid) ha decidido pronunciarse por el no al plan de pensiones. Según -el máximo responsable de este sindicato en Telefónica, Rafael Hernández, el no obedece a que en su opinión, el reparto de derechos beneficia más a los directivos.

Con un coste anual estimado de 20.000 millones, Telefónica se compromete a aportar al plan el 6,87% del salario regulador, mientras los trabajadores aportarían el 2,2%.

Otro punto importante, y causa de polémica, son las jubilaciones. Los trabajadores de Telefónica, con el antiguo sistema -declarado inviable- tenían la posibilidad de jubilarse a los 60 anos, con un premio de jubilación y el 100% del salario. Con el nuevo plan de pensiones, sólo los empleados que hayan trabajado en la empresa antes de 1967 podrán jubilarse a esa edad, con la consiguiente rebaja anual de prestaciones -un 8%-. El régimen general de la SS paga la jubilación a partir de 65 años.

El resultado del referéndum es incierto -"pesa más la demagogia que la información", dice un directivo de Telefónica- a causa, en buena parte, de la activa campaña por el no de algunas organizaciones. Así, para la Confederación de Trabajadores Independientes (CTI), los trabajadores deben rechazar el plan por la edad de jubilación. "Si dijimos no a los dos anteriores y no ha pasado nada, ¿qué motivo hay para que ahora digamos que sí?", afirma un comunicado. Sin embargo, UGT y CC OO -mayoritarios- han reconocido que la consulta es la última oportunidad para que los empleados decidan si aceptan un plan complementario de la Seguridad Social.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS