Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BALONCESTO

Luyk: "El Madrid no puede seguir hipnotizado por el juego de Sabonis"

Arvidas Sabonis debutó, por fin, con el Real Madrid. Lo hizo con sendas derrotas ante el Estudiantes, el eterno rival, en el torneo de baloncesto de la Comunidad de Madrid. El estreno del lituano arrojó conclusiones contradictorias. Demostró que se trata de un grandísimo jugador: positivo. Sus compañeros quedaron oscurecidos y se obsesionaron con entregarle todos los balones; dependieron de él: negativo. Así lo reconoció el técnico, Clyfford Luyk, que calificó este hecho como normal al tratarse de su primera toma de contacto con el equipo, pero que insistió también en que se debe cambiar: "El Madrid no puede seguir hipnotizado con el juego que realice Sabonis".

La imagen del equipo no fue buena, pero Luyk pide calma: "Esto es típico de las pretemporadas. Hasta ahora hemos preparado intensamente lo físico y descuidado lo táctico. No podía ser de otra forma al tener a Biriukov, Antonio Martín, Sabonis y Lasá lesionados. Poco a poco, se mejorará".

Luyk asume que debe desaparecer el síndrome de dependencia que la presencia de Sabonis ha creado -"paulatinamente, se irá quitando esta obsesión"-. "Pero mis jugadores", advierte, "se van a aprovechar al máximo del grandísimo jugador que es el lituano". "Se usarán sus rebotes, sobre todo los defensivos, que son los que nos interesan. Se utilizará su poder de intimidación, ya que los atacantes rivales no acudirán al preguntarse que para qué. Se aprovecharán sus pases. Vamos a buscar el juego interior, ya que los lanzamientos de tres tantos son producto de ese juego. Desde dentro, Sabonis, que es un gran pasador, puede favorecer mucho a los tiradores. Hasta ahora, su juego ha mostrado agujeros, pero debido a su mes de inactividad", expone.

La transición de Antúnez

Según su preparador, el Madrid, al margen de que Sabonis alcance la forma, necesitados factores más: que Biriukov se recupere y que Antúnez asuma la responsabilidad de dirigir al equipo. "A Biriukov", dice, "tenemos que recuperarle, arroparle y devolverle a su sitio. Ha venido hundido de los Juegos Olímpicos". A lo de Antúnez, el peor del torneo, Luyk le da una lectura aparte: "Está en un periodo de transición. De compartir el puesto con Llorente pasa a tener mayor responsabilidad. Tiene que aceptar el reto y darse cuenta de que ha de cargar con la responsabilidad de todo el juego".Luyk, en suma, extrajo, pese a las derrotas, conclusiones positivas de la actuación del Madrid en sus primeros días con Sabonis. Ni siquiera el efecto moral que suelen generar las derrotas ante el Estudiantes le pareció negativos: "Siempre hay que tomar las cosas por el lado bueno. Ahora querremos ganarle los dos encuentros de la Liga para sacarnos la espina. Es todo un estímulo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de septiembre de 1992